El fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, fue retirado del comité que lidera las negociaciones con los grandes bancos de Wall Street para zanjar la investigación sobre las irregularidades cometidas en los embargos hipotecarios que dejaron sin hogar a miles de familias en Estados Unidos.

Así lo confirmó hoy a Efe el portavoz de Schneiderman, Fernando Aquino, quien indicó que el fiscal neoyorquino seguirá siendo una "voz activa en este tema" a pesar de haber sido retirado del comité de catorce fiscales que lidera las negociaciones de los 50 fiscales generales del país abiertas en octubre pasado.

El portavoz subrayó que los responsables de la crisis hipotecaria deben "rendir cuentas" y dijo que el fiscal está comprometido con una "solución integral" que ofrezca un "alivio significativo" a los propietarios de vivienda, que permita al mercado inmobiliario "comenzar a recuperarse" y que la economía "vuelva a moverse".

Schneiderman fue excluido del panel por el fiscal general de Iowa, Tom Miller, quien lidera el grupo que negocia con las entidades financieras, entre las que se encuentran algunos de los pesos pesados de Wall Street -JPMorgan Chase, Citigroup, Wells Fargo y Bank of America-, y envió el martes un correo electrónico al resto de fiscales informándoles de su decisión.

En esa comunicación, Miller dijo a los fiscales generales que "con efecto inmediato" Schneiderman ha sido retirado del comité que lidera la investigación sobre los supuestos abusos en los embargos por impago de hipotecas llevados a cabo por las instituciones financieras, según detalla hoy The New York Times.

El fiscal general de Nueva York se ha opuesto en los últimos meses a un posible acuerdo que exima de parte de su responsabilidad a los bancos a cambio del pago de multas de hasta 25.000 millones de dólares, e insiste en llegar "hasta el final" en la investigación sobre sus actividades irregulares.

Según Miller, el fiscal de Nueva York se negó a unirse hace unas semanas al subcomité integrado por 13 estados y que negocia en nombre de todos directamente con las instituciones financieras cuyo comportamiento está siendo evaluado.

A ese subcomité sí pertenece el fiscal general de Delaware, Beau Biden, aliado de Schneiderman y quien también quiere seguir adelante con sus propias pesquisas sobre el caso, igual que los responsables de los ministerios públicos de Massachussets y Nevada.

El fiscal de Nueva York, de acuerdo con su portavoz, "seguirá trabajando con Delaware, Nevada, Massachusetts (...) para lograr esos objetivos", pues "las investigaciones en curso no pueden ser cerradas por los esfuerzos para resolverlas con rapidez".

Schneiderman reveló a principios de julio sus dudas sobre el pacto de Bank of America para pagar a un grupo de inversores 8.500 millones de dólares para zanjar el contencioso sobre los bonos respaldados con préstamos, las conocidas como "hipotecas basura".

El fiscal general de Nueva York quiere averiguar si en ese pacto hay irregularidades o afectará a entidades públicas o fondos estatales, y se reservó el derecho a impugnar el acuerdo si halla alguna prueba al respecto.