Los directivos de la OTAN están elaborando nuevos planes para asumir un posible papel en Libia tan pronto como termine la guerra civil en esta nación del norte de Africa.

Un funcionario afirmó el miércoles que el personal militar está analizando la posibilidad de ofrecer apoyo a una futura misión de las Naciones Unidas para ayudar a estabilizar al país.

Los planificadores esperan presentar una serie de opciones en la próxima semana a fin de que sean presentadas ante los líderes políticos de la Alianza Atlántica para su análisis, indicó el funcionario que solicitó permanecer anónimo al citar las reglas de la OTAN.

El martes, la vocera del organismo Oana Lungescu estableció varias condiciones para que se ofrezca una misión de ese tipo, entre ellas una solicitud de ayuda por parte de la ONU y la cláusula de que la OTAN no tenga soldados en territorio libio.