Irving Saladino aseguró que los panameños "pueden esperar algo bueno de mi parte" en el Mundial de atletismo de Daegu que comienza el sábado.

El saltador de longitud, que le dio a este país la primera medalla en un Mundial en 2007 y la histórica presea de oro olímpica en 2008, emprendió el miércoles un largo viaje a Corea del Sur, donde procurará redimirse después de que fue eliminado en la final del Mundial de Berlín hace dos años.

Saladino, quien junto al velocista Alonso Edward asoma entre los candidatos latinoamericanos a subir al podio en Daegu, señaló antes de partir que deja a un lado problemas que tuvo durante su preparación para mentalizarse completamente en la competencia.

"Estoy preparado para estar en el podio", dijo en declaraciones divulgadas por TVN Noticias.

Saladino viaja con su entrenador panameño Florencio Aguilar.

Precisamente, uno de los inconvenientes de los que se quejó Saladino en días recientes fue no haber podido contar con Aguilar en sus últimas tres competencias de la Liga Diamante.

Aguilar dijo el lunes en una entrevista con la AP que Saladino está con "mente positiva" y con ganas de regresar a los primeros planos tras su eliminación en Berlín, aunque admitió que el oro será una empresa dura.

El entrenador destacó que el llamado "Canguro" panameño llega al Mundial con la segunda mejor marca del año en la modalidad con un salto de 8,40 metros, registro que también consiguió el marroquí Yahya Barrabah.

Ese brinco lo logró el panameño al ganar una prueba en París el 8 de junio, pero en las dos siguientes competencias de Estocolmo y Londres finalizó tercero y cuarto con 8,19 y 8,14, respectivamente.

El principal candidato al oro en Daegu es el australiano Mitchell Watt, primero en la Liga Diamante y con la mejor marca del año (8,54).

"Va a ser difícil. El australiano cuenta con la mejor marca", admitió Aguilar. Aunque aclaró que "no ha habido un dominador fijo en la Liga Diamante".

Para el entrenador, Saladino tendría que conseguir un brinco de por lo menos 8,55 para alzarse con el oro.

Saladino ganó la presea dorada en Osaka 2007 con un salto de 8,57 y el oro en los Juegos Olímpicos de Beijing un año después con 8,34.

Pero en 2009, quedó eliminado en la final del Mundial al cometer tres errores consecutivos.

"Estamos trabajando la carrera para que eso no se repita. Esa parte se está corrigiendo", explicó Aguilar tras un entrenamiento en la pista del estadio Armando Dely en la provincia norteña de Colón, de donde es oriundo el atleta, de 28 años.

"Se busca en la pista fuerza y velocidad", agregó Aguilar, a quien le preocupa los pocos días que tendrá Saladino para adaptarse al horario en Surcorea.

Esta vez las esperanzas panameñas también están en las piernas de Edward, quien sorprendió en Berlín al ganar la medalla de plata en los 200 metros planos. El panameño marcha cuarto en la Liga Diamante.