El presidente afgano Hamid Karzai condenó el miércoles el uso de niños como atacantes suicidas y afirmó que los milicianos que los reclutan son "opresores del islam y de los niños".

El Talibán y otros milicianos son acusados de reclutar niños para llevar a cabo ataques suicidas, que a menudo matan a otros afganos y musulmanes inocentes.

Karzai se sentó en un patio soleado en el palacio presidencial junto con una decena de niños afganos que se rindieron o que fueron arrestados en conexión con planes de ataques suicidas. Después de una conversación breve, instruyó a sus asistentes a que ayudaran a los niños, de 10 a 16 años, a hallar vivienda y educación o a ser devueltos a sus padres.

"Esto es crueldad a este país. Esto es crueldad al islam", afirmó Karzai.

"Es crueldad al islam que pongan explosivos alrededor del cuerpo de un niño y les digan que, cuando lancen el ataque, morirán otros y no él", afirmó.

Este año, el servicio de espionaje afgano mostró a la prensa a cinco niños y adolescentes, supuestos atacantes suicidas, en un esfuerzo por volcar la opinión pública contra el Talibán.

Funcionarios de inteligencia dicen que el Talibán apela a los niños porque son más fáciles de reclutar que los adultos y tienden a creer todo lo que los reclutadores les dicen. Los casos confirmados son escasos y es difícil identificar los cadáveres de los atacantes suicidas, pero funcionarios de inteligencia dicen que ha habido un aumento reciente en el uso de niños.

El 1 de mayo, la Policía dijo que un niño de 12 años se inmoló en un bazar en el distrito Barmal de la provincia de Paktika, donde mató a cuatro civiles e hirió a 12.

El 13 de abril, un atacante suicida de 13 años detonó sus explosivos en el distrito Asmar de la provincia Kunar. La explosión mató a 10 personas, incluso cinco niños escolares y un influyente tribeño, Malik Zareen, un ex comandante militar que apoyaba al gobierno afgano.

Por otra parte, un funcionario del gobierno local fue asesinado el martes por la noche en el sur de Afganistán, siendo el tercer funcionario que muere en la provincia de Helmand en una semana.

La oficina del gobernador en Helmand informó que dos pistoleros en una motocicleta le dispararon a un miembro del concejo distrital en Lashkar Gah, la capital provincial. El concejal fue trasladado a un hospital pero falleció a causa de sus heridas.

Los insurgentes han respondido ante el aumento de las fuerzas de coalición de Estados Unidos y la OTAN mediante el asesinato selectivo y a personas identificadas con el gobierno afgano.

En dos incidentes del domingo, milicianos mataron a otro concejal y procurador del distrito de Gereskh.

El viernes, un hombre que llevaba una bomba oculta en su turbante se voló frente al complejo del gobernador de Helmand. Un policía resultó herido por la explosión.