Milicianos palestinos establecidos en Gaza dispararon hoy al menos seis cohetes contra ciudades del sur de Israel, sin causar víctimas ni daños materiales, informan medios locales.

Según las fuentes, el primer proyectil cayó en una zona no habitada al sur de la ciudad de Ashkelón, dos días después de que las facciones armadas palestinas en Gaza declararan una tregua unilateral.

Como medida de represalia, el Ejército ha dado la orden de que la alcaldía cancele el Festival Brisa de música mediterránea, que se celebraba hoy por segundo día consecutivo.

Poco después, dos cohetes caían en la localidad meridional de Ofakim, otros dos en el Eshkol y ecos de al menos una explosión se escuchó en Beer Sheva.

Los ataques se produjeron escasa horas después de la muerte, la pasada madrugada, de uno de los dirigentes del grupo radical palestino Yihad Islamiya en un ataque aéreo israelí, con el que este país rompía la tregua.

En un comunicado, el Ejército judío identificó a la víctima mortal como Ismail Zadi Ismail Asmar, presunto miembro de las Brigadas Al-Quds, al que acusó de estar "involucrado en el contrabando de armas y que buscaba la ejecución de actividad terrorista en el Sinaí".

"Ismail Asmar operó con elementos terroristas en la franja de Gaza que habían efectuado recientemente varios intentos de llevar a cabo ataques terroristas en el Sinaí, en la frontera israelo-egipcia", añade la nota.

En el ataque aéreo, efectuado contra un vehículo en la ciudad de Rafah, en el sur de la franja, resultó herido otro palestino, según fuentes médicas citadas por la agencia oficial palestina "Wafa", que confirmaron la muerte de Asmar.

Poco después de ese ataque, milicianos en la franja de Gaza dispararon dos cohetes contra suelo israelí y el Ejército de este país respondió a sus autores desde el aire.

No se informó de víctimas de esos bombardeos.

Los ataques a lo largo de toda la jornada han roto la dinámica de relativa calma que imperaba desde el lunes por la mañana, fecha en la que se decretó un alto el fuego aceptado por todas las milicias palestinas y respetado por Israel.

La tregua buscaba de frenar la espiral de tensión que estalló hace cinco días tras un triple atentado perpetrado en el sur de Israel y el que murieron quince personas, siete de ellas los presuntos autores de la masacre.

Israel respondió con la "eliminación" de varios líderes del grupo al que se le atribuye la acción, los Comités Populares de Resistencia.