La cantante mexicana Paulina Rubio solicitó el miércoles a un juez de Miami incluir a una de sus empresas como parte en un caso judicial en el que es demandada por no haberse presentado en un concierto en Colombia en el 2010.

Rubio hizo su petición a través de su abogado, Omar Ortega, en una audiencia judicial realizada en un tribunal del centro de la ciudad. La cantante no acudió a la audiencia.

El pedido tuvo lugar casi al mismo tiempo que la cantante anunciaba a través de su cuenta de la red social Twitter el lanzamiento del primer sencillo de su nuevo disco, el 13 de septiembre.

"En este caso, la señora Rubio no es la acusada correcta", manifestó Ortega al juez John Shilenger al fundamentar su petición. "La demandada correcta debería ser Link Tours", dijo el abogado, y explicó que Rubio fue contratada para presentarse en Colombia a través de esa corporación.

Pero el abogado de los demandantes, Richard Wolfe, rechazó la petición. Consideró que se trata de una maniobra para sacarla del centro de la demanda que enfrenta, y en su lugar colocar a una corporación de la artista que se encarga de sus giras internacionales.

"El contrato no está a nombre de Link Tours sino de Paulina Rubio", manifestó Wolfe.

"Las corporaciones no firman. Nosotros contratamos a Paulina Rubio para que cantara y ella fue la que no se presentó", sostuvo el abogado.

Wolfe explicó que como demandantes escogieron demandar a Rubio y no a su empresa, que según alegó no estaba constituida en el estado de la Florida al momento de la firma del contrato para el concierto en Colombia.

Shinlenger dijo que fallará sobre la petición de Rubio el jueves.

CMG Entertainment, una corporación con sede en Miami, el Fondo Mixto de Cultura de Boyaca y la Corporación Cultural Viva la Música demandaron a Rubio en los tribunales del sur de la Florida en noviembre del 2010.

La artista mexicana no se presentó en un concierto en la localidad colombiana de Tunja el 31 de agosto del 2010, que era parte del Festival Internacional de Cultura de Boyacá.

Los demandantes alegan que Rubio incumplió un contrato y piden una indemnización de al menos 985.000 dólares por daños y perjuicios. Ese es el importe que ellos estiman corresponde a los gastos de organización del concierto.

De acuerdo con Carlos Gutiérrez, representante de CMG, el espectáculo fue pagado por anticipado, al igual que todos los gastos.

Rubio enfrenta también otro proceso judicial en los tribunales de Miami por un accidente de tránsito. En ese caso, está acusada de negarse a acatar una orden policial, obstrucción de la justicia y alteración del orden público.

El juicio está previsto para mediados de septiembre, pero podría cancelarse si la cantante llega a un acuerdo con la fiscalía.

En el caso del incumplimiento del contrato en Colombia, Rubio comparecerá en persona el próximo 2 de septiembre.

___

Gisela Salomón está en Twitter como @giselasalomon