El presidente Nicolas Sarkozy recibió el miércoles en París al jefe del gobierno opositor de Libia, a quien le dijo que Francia seguirá prestando apoyo militar a los rebeldes libios.

Francia fue el primer país en reconocer al gobierno de Mahmud Jibril y encabezó la campaña de ataques aéreos de la OTAN contra las fuerzas de Moamar Gadafi.

Sarkozy le dijo a su gabinete que "la tenacidad de las fuerzas aliadas valió la pena".

"Estamos dispuestos a continuar las operaciones militares ... siempre que nuestros amigos libios lo necesiten", agregó.

Un desafiante Gadafi juró el miércoles luchar después que cientos de rebeldes libios irrumpieron en su cuartel en la capital pero no lo hallaron.

Jibril reconoció que la lucha persiste y que un nuevo gobierno libio necesitaría mucho apoyo de Occidente.

"La batalla no ha terminado ... Aún hay muchos elementos y rastros del viejo régimen que continúan disparando", dijo. "Luego habrá otra batalla feroz: la batalla para la reconstrucción".

El Consejo de Seguridad de la ONU tiene previsto votar esta semana sobre una resolución que liberaría miles de millones de dólares en activos libios congelados, a fin de permitir a la oposición del país consolidar su liderazgo y pagar los urgentes suministros médicos y humanitarios.

Jibril pidió ayuda el miércoles para descongelar los fondos.

Sarkozy y el primer ministro británico David Cameron han propuesto además realizar una reunión en París para conversar sobre cómo la comunidad internacional puede apoyar la transición en Libia.

Ambos líderes invitaron a la oposición libia y a sus aliados internacionales a la reunión el 1 de septiembre.

La oficina de Cameron dijo que el encuentro será una oportunidad para establecer cómo "la comunidad internacional puede apoyar a los rebeldes en el camino hacia una Libia libre, democrática e inclusiva".

___

Stringer reportó desde Londres.

___

Las periodistas de The Associated Press Edith M. Lederer en Naciones Unidos y Angela Charlton en París contribuyeron a este despacho.