Los cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) acordaron hoy avanzar en la adopción de medidas coordinadas entre los doce países del bloque para inmunizar a la región de los efectos de la crisis económica desatada en los países desarrollados.

Los ministros de Exteriores del bloque realizaron hoy en Buenos Aires una reunión extraordinaria cuyo tema saliente fue analizar el complicado escenario económico mundial.

Al término del encuentro, la secretaria general de la Unasur, María Emma Mejía, dijo en rueda de prensa que los cancilleres acordaron urgir a los tres grupos de trabajo creados el pasado día 12 por el Consejo Suramericano de Economía y Finanzas para que definan acciones concretas "a más tardar el 12 de octubre próximo".

Este plan de acción, que finalmente será aprobado por los presidentes del bloque, contendrá medidas específicas en cuanto a la coordinación en el uso de las reservas monetarias, el uso de monedas locales en el comercio y la consolidación de una banca de fomento regional.

En diálogo con periodistas, el coordinador del grupo de trabajo de Coordinación Financiera de Unasur, el viceministro de Economía argentino, Roberto Feletti, destacó que Suramérica "es una región con bajo nivel de endeudamiento" y "con una acumulación de reservas que supera los 550.000 millones de dólares".

"Sí nos preocupa una recesión internacional y una caída de la demanda global, por eso hay que consolidar los mercados internos y el mercado regional", señaló Feletti.

En este sentido, dijo que se procurarán mecanismos para ampliar el volumen de comercio entre los países del bloque, actualmente de unos 120.000 millones de dólares anuales.

Asimismo, indicó que se diseñará un sistema multilateral de pagos que "tienda al uso de las monedas locales" en sustitución del dólar estadounidense.

Por otra parte, dijo que se buscará coordinar el uso de las reservas monetarias "de modo que los Bancos Centrales puedan contar con un 'stock' de intervención aumentado, producto de la recurrencia a un fondo regional" de reservas.

En este sentido, dijo que aún está en discusión si esto se hará mediante la creación de un nuevo fondo regional o a través de la ampliación del Fondo Latinoamericano de Reservas.

Feletti señaló que además los cancilleres acordaron avanzar en la conformación del Banco del Sur y en la consolidación de la Corporación Andina de Fomento "frente a la demora en la capitalización del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en los Estados Unidos y las debilidades que presenta el propio Banco Mundial (BM)".

"Hay una ausencia de fondos para el desarrollo (como) producto de las debilidades del BID en su capitalización. En el Congreso estadounidense no se aprueba su capitalización, con lo cual el BID ha perdido capacidad de otorgamiento de préstamos, y el BM está envuelto en un debate sobre gobernanza", dijo el funcionario argentino.

Por fuera de lo estrictamente económico, los cancilleres acordaron prorrogar la asistencia de Unasur a Haití en temas institucionales, de seguridad alimentaria y de vivienda.

Asimismo, acordaron crear un grupo de trabajo con vistas a la conformación de un consejo que realice misiones de observación en comicios.

La canciller de Guayana, Carolyn Rodríguez, precisó que este grupo "analizará la naturaleza, estructura y funcionamiento de este consejo, así como los criterios y las normas para la realización de misiones electorales".

En este sentido, Mejía precisó que el bloque recibió ya pedidos para realizar misiones electorales en los comicios generales que se celebrarán en Guayana en noviembre próximo, la elección de autoridades judiciales en Bolivia en octubre y el referendo sobre el voto en el exterior que se realizará en noviembre en Paraguay.

Por otra parte, Rodríguez confirmó que los cancilleres mantuvieron un "muy valioso debate" sobre la situación "en evolución" en Libia, pero aclaró que no hubo "ninguna posición conjunta al respecto".