Las autoridades cubanas se mantienen pendientes del impacto que puedan tener en el este de la isla las lluvias asociadas al huracán "Irene", que se aleja gradualmente de Cuba rumbo a Bahamas.

El Instituto Nacional de Meteorología (Insmet) advirtió hoy en un boletín que mientras "Irene" se aleja de Cuba y avanza hacia Bahamas continuarán las lluvias "a intervalos" en zonas de la costa norte de las provincias Guantánamo y Holguín, en el este del país.

El jefe de Pronósticos del Insmet, José Rubiera, afirmó en un informativo de la televisión cubana que los vientos e inundaciones ligeras asociadas a "Irene" irán disminuyendo en la isla, pero hay que "mantener la observación" de las lluvias ya que los suelos de la región oriental están casi saturados.

Rubiera explicó que las precipitaciones estarán asociadas a las bandas de la periferia del huracán, y en las próximas 24 a 48 horas el único factor "interesante" para Cuba sería la ocurrencia de lluvias localmente intensas.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos informó hoy que "Irene" podría convertirse en un peligroso ciclón categoría 4 al cobrar más intensidad en las cálidas aguas del mar Caribe.

"Irene" se transformó hoy en un huracán categoría 3 en la escala de intensidad Saffir-Simpson de un máximo de cinco con vientos máximos sostenidos de 185 kilómetros por hora, indicó el CNH en su boletín de las 15.00 GMT.

El vórtice del huracán estaba localizado a esa hora a 160 kilómetros del sureste de Long Island y a 460 kilómetros al sureste de Nassau, en Bahamas, en ruta hacia la costa este de EE.UU.