El ex general serbio Goran Hadzic se declaró hoy "no culpable" de los cargos de crímenes de guerra y lesa humanidad que pesan sobre él, con lo que Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) puede empezar los preparativos del juicio.

En una vista que duró poco más de diez minutos, Hadzic, de 52 años, declinó su derecho a que se le leyese el acta de acusación en su totalidad y colaboró con los magistrados, que cerraron la sesión después de comentar que en breve anunciarán la fecha de la primera audiencia preparatoria del juicio.

Como estaba previsto, el antiguo líder de los serbios de Croacia estuvo representado hoy por el letrado Zoran Zivanovic, que el pasado 28 de julio le fue asignado como nuevo abogado de oficio en sustitución del serbio Vladimir Petrovic, hasta que la secretaría le designe un defensor permanente.

El TPIY ha solicitado y se le ha concedido una prórroga hasta el 23 de septiembre para decidir sobre el abogado permanente de Hadzic.

La secretaría necesita más tiempo porque Hadzic ha elegido a un letrado que no está en la lista de los propuestos por el tribunal, que quiere revisar el currículum del abogado.

Hadzic también ha solicitado que su defensa sea financiada con fondos del TPIY, aduciendo la falta de medios propios para pagar a su representante.

El tribunal acusa al antiguo líder de los serbios de Croacia de la "persecución por motivos políticos, raciales o religiosos" de miles de personas en Croacia durante la guerra de los Balcanes.

Lo culpa igualmente de crímenes de guerra, incluidos los cargos de asesinato, tortura, tratamiento cruel, destrucción indiscriminada de pueblos, destrucción o daños deliberados a instituciones educativas o religiosas y saqueo de bienes públicos o privados.