La Unión Europea impuso sanciones el miércoles contra la unidad elite de la Guardia Revolucionaria de Irán por suministrar equipos y otro tipo de apoyo al gobierno del presidente sirio Bashar Assad, quien busca acabar con una sublevación de cinco meses en su contra.

Las sanciones ampliaron la presión internacional contra Siria al incluir a Irán, su aliado clave, que ha sido acusado por Estados Unidos y otros países de apoyar la represión del régimen sirio.

La Fuerza Quds "ha proporcionado asistencia técnica, equipos y apoyo a los servicios de seguridad sirios para reprimir protestas civiles", informó la revista oficial de la UE, que publicó el comunicado.

Otros nuevos blancos incluyen varios generales sirios y aliados cercanos del hermano menor de Assad, Maher, quien se cree está al mando de gran parte de la represión. Hassan Turkmani, un ex ministro de Defensa y enviado especial de Bashar Assad, también fue nombrado.

La lista negra de la UE contra Siria incluye ahora a 50 personas y nueve entidades, que enfrentan la posible congelación de sus bienes y prohibiciones de viaje en respuesta a una de las represiones más sangrientas de la "Primavera Arabe", como se ha llamado a una serie de levantamientos populares en la región.

Siria ya está bajo sanciones de Estados Unidos y países europeos, pero ha habido llamados mundiales para que se apliquen medidas más estrictas.

Grupos de derechos humanos dicen que las fuerzas de Assad han matado a más de 2.000 personas desde que comenzó la sublevación a mediados de marzo, desatada por los levantamientos en el mundo árabe.