El gobierno regional de Cataluña anunció el miércoles la prohibición de una protesta contra la construcción de una mezquita, al entender que podría derivar en graves incidentes.

La manifestación estaba prevista para el sábado en la localidad catalana de Salt, al noreste del país, un municipio en el que se registraron brotes de violencia xenófoba hace un año.

El departamento de Interior argumentó que la concentración contra el proyecto de levantar una nueva mezquita en Salt podría provocar graves altercados y enfrentamientos entre los manifestantes y grupos musulmanes.

En el informe, la policía también alertó que jóvenes musulmanes de Salt llamaban en poblaciones vecinas a responder a la concentración con otra concentración el mismo día.

La protesta fue convocada por el partido Plataforma per Catalunya (PxC), una formación que aboga abiertamente por la expulsión de inmigrantes, a los que culpan de la inseguridad, el desempleo y otros problemas.

PxC logró tres concejales en las elecciones locales celebradas el 22 de mayo y fue la tercera fuerza política más votada en Salt.

Salt es un municipio de 31.000 habitantes en el que el 40% de la población es de origen extranjero, marroquíes en su mayoría. En marzo de 2010, centenares de vecinos que protestaban por la inseguridad se enfrentaron con grupos de magrebíes en las calles.

En enero de 2011, la muerte de un joven marroquí durante una persecución policial derivó en varias noches de actos vandálicos. Grupos descontrolados quemaron decenas de vehículos y destrozaron mobiliario urbano.