Diplomáticos y estudiantes libios destruyeron retratos de Moamar Gadafi el miércoles en su embajada de Manila, mientras gritaban "el juego se ha terminado" e izaban la bandera rebelde, como parte de las decenas de deserciones en las misiones de Libia en todo el mundo.

Mientras los rebeldes atacaban la capital libia y el poder e influencia de Gadafi se desmoronaban, el cónsul libio Faraj Zarroug dijo en la capital filipina que el 85% de las 165 misiones diplomáticas en todo el mundo ahora reconocían al gobierno interino rebelde, el Consejo Nacional de Transición.

"¡El juego ha terminado para el señor Gadafi!", dijo Zarroug a The Associated Press. "Probablemente en unos cuantos días todo habrá terminado, esperamos. Estoy muy contento", agregó.

En Londres, funcionarios de la oposición libia colocaron una alfombra con la imagen de Gadafi afuera de la embajada el miércoles para permitir a los visitantes pisar su retrato cuando entraran al edificio.

Los diplomáticos libios en el exterior habían jurado su lealtad a los rebeldes en una tendencia gradual a lo largo de los meses, pero en esta semana pareció haber un gran incremento de deserciones.

Por ejemplo, las misiones ante Suiza y Bangladesh cambiaron su lealtad poco después de que iniciara la crisis hace seis meses, y funcionarios en las embajadas libias en Japón y Etiopía reemplazaron el lunes las banderas gubernamentales por las tricolores de los rebeldes.

La embajada de Libia en Argentina arrió la bandera verde que representa al estado fundado en 1969 por Moamar Gadafi e izó la verde, roja y negra del gobierno rebelde.

Asimismo, el embajador Abdulkadir Eljer dijo a Radio Cadena 3 haber quemado fotos de Gadafi y su famoso Libro Verde, que está lleno de lemas y detalla su filosofía política.

"Queremos saber el lugar donde se está escondiendo", dijo el embajador.

Un vocero de los rebeldes en Dubai, Edward Marques, dijo el miércoles que las deserciones se han registrado "en cascada" pero se negó a enumerar la ubicación de los simpatizantes a los rebeldes. No había representante del gobierno libio para que comentara al respecto.

En la misión de Manila, los diplomáticos vestidos con trajes de negocios arriaron la bandera verde de Gadafi e izaron la de los rebeldes, mientras que jóvenes expatriados causaron daños en el interior.

Periodistas de AP fueron invitados a entrar y filmar los jóvenes rompiendo retratos de vidrio y haciendo pedazos a ejemplares del Libro Verde.

Los estudiantes escupieron sobre las páginas destruidas y gritaron "¡Muere, Gadafi, muere!" o "¡Vete, Gadafi, vete!" o "El juego ha terminado!".

"Podemos decir lo que queremos. Nadie nos puede parar", dijo Mahmud Binhafa, un estudiante de 29 años que casi se quedó si aliento de la emoción. "Queremos, sabes, ser libres para estar contentos, para decir lo que queremos", agregó.

___

Los periodistas de The Associated Press Almudena Calatrava en Buenos Aires; Brian Murphy en Dubai, Emiratos Arabes Unidos; Frank Jordans en Ginebra; Luc Van Kemenade en Adis Abeba, Etiopía; y Mari Yamaguchi en Tokio contribuyeron con esta información.