La vicepresidenta económica española, Elena Salgado, dijo hoy que la reforma constitucional en la que se quiere fijar un límite al déficit público no tendrá efecto hasta el año 2018 o 2020, porque la crisis actual es "muy grave" y hacen falta "unos años para equilibrar el déficit" del Estado.

Salgado también indicó que dicho techo no tiene por qué ser el mismo que fija la norma alemana, del 0,35 por ciento del PIB.

La ministra apuntó que la reforma de la Carta Magna que se quiere llevar a cabo antes de las elecciones generales de noviembre irá referida al déficit "estructural", lo que permitirá ajustar el desajuste presupuestario a la situación de cada año.

En una entrevista con la radio Cadena Ser, recordó que la Ley de Equilibrio Presupuestario fija que en una situación de crecimiento económico normal (del 2 ó 3 %) el déficit tiene que ser cero, mientras que si el crecimiento supera el 3 % debe haber superávit y si está por debajo del 2 % se permite que haya un pequeño déficit.

Y añadió que se incluirán cláusulas para momentos excepcionales, porque "otra cosa sería atarse de manos, no poder estimular la economía o no poder atender a los desempleados" en caso de crisis.

Salgado hacía estas declaraciones un día después de que el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunciara un pacto con el líder de la oposición, Mariano Rajoy (virtual ganador de las próximas elecciones, según todos los sondeos), para proponer una modificación a la Carta Magna que fije un límite al gasto público, al igual que ocurre en Alemania y se plantea hacer Francia.

La propuesta de Zapatero es una más de las medidas que está adoptando el Gobierno para tratar de contener el déficit público y terminar el año con un 6 % del PIB, como estaba previsto.

Salgado indicó que la reforma de la Constitución en la que se pondrá un techo al déficit incluirá también límites al volumen de deuda pública para evitar que suceda lo que pasó con la deuda privada, "que la sigamos incrementando y que en un momento determinado pudiera suponer un problema grave para nuestra economía".

El ejecutivo socialista de Rodríguez Zapatero espera enviar su propuesta de cambio constitucional al Congreso de los Diputados esta misma semana, pues la modificación se quiere hacer antes de que termine esta legislatura a finales de septiembre.