Los bombardeos mataron a 30 presuntos miembros de al-Qaida en el sur de Yemen y 8 soldados perecieron en combates con los insurgentes en esa zona, dijo el mando militar y varios funcionarios médicos.

Esos funcionarios indicaron que los bombardeos estuvieron dirigidos contra los insurgentes cerca de Zinjibar, capital de la provincia de Abyan, la madrugada del miércoles. Agregaron que 40 guerrilleros resultaron además heridos en la operación, un "golpe mortífero" contra la insurgencia.

Según las autoridades, 8 soldados murieron en la zona de Dufas, cercana a Zinjibar. Los funcionarios hablaron a condición del anonimato por no estar autorizados a dialogar con los medios informativos.

Los insurgentes han utilizado la agitación política en Yemen para ocupar Zinjibar y varias aldeas meridionales.

Las fuerzas gubernamentales han intentado desalojar a los insurgentes mediante bombardeos y tropa de infantería.