Varias plantas nucleares de Carolina del Norte a Michigan están bajo un mayor escrutinio después del sismo de magnitud 5,8 que sacudió el martes la costa este, informaron autoridades.

Una docena de plantas declararon lo que las autoridades llaman "eventos inusuales" después del temblor, cuyo epicentro se ubicó a 64 kilómetros (40 millas) al noroeste de Richmond, Virginia.

Dos reactores nucleares de la estación nucleoeléctrica de North Ana, Virginia, en el mismo condado del epicentro, se apagaron automáticamente al entrar en acción los sistemas de seguridad. No se reportaron daños en la planta, la cual está operando por la electricidad suministrada por generadores a diesel de respaldo.

El sismo se sintió también en la planta nuclear de Surry, cerca de Newport News, pero un portavoz dijo que ambos reactores continuaban operando de manera segura.

Además de la de Surry, las plantas nucleares de Maryland, Michigan, Nueva Jersey, Carolina del Norte y Pensilvania están bajo mayor supervisión, pero continúan operando.