El grupo rebelde islámico más grande de Filipinas rechazó el martes una propuesta del gobierno que le concede autonomía en el sur del país, alegando que es inadecuada, aunque anunció que proseguirá con las conversaciones.

Representantes del Frente Moro de Liberación Islámica insistieron en la creación de un "subestado" para la minoría musulmana en Filipinas, dijo a los reporteros el negociador en jefe del gobierno, Marvic Leonen, durante una teleconferencia desde Kuala Lumpur, Malasia, donde se efectuó el diálogo.

El gobierno omitió de su iniciativa la palabra "subestado" debido a que la aceptación de este término obligaría un cambio en la constitución filipina, explicó Leonen.

Afirmó que la propuesta del gobierno prevé la autonomía, pero los rebeldes consideran que no es lo suficientemente profunda.

El vicepresidente rebelde Ghadzali Jaafar dijo a la televisora ABS-CBN que la propuesta gubernamental "no aborda los temas verdaderos".

"Queremos que se trate primero el aspecto político", dijo. "Este es un problema político, no económico. No estamos conversando aquí sobre cambios económicos, que no significan nada si no se da una solución política".

Los rebeldes abandonaron antes su exigencia de un estado separado y dijeron que están dispuestos a trabajar con el gobierno en la protección de los derechos de los musulmanes en la nación, predominantemente católica.

Leonen dijo que la propuesta de paz del gobierno, de 20 páginas, contempla "tres componentes con vistas a una solución única".

"La propuesta busca no sólo facilitar una paz justa y duradera a la conflictiva zona sur, sino más bien mejorar y elevar las vidas de las personas que por mucho tiempo han sufrido la crueldad de un conflicto armado que ha durado décadas", dijo.

___

La periodista de The Associated Press Eileen Ng, en Kuala Lumpur, Malasia, contribuyó a este despacho.