Bill Belichick fue el entrenador del año de la NFL. Tom Brady fue el jugador más valioso. Los Patriots de Nueva Inglaterra tuvieron el mejor récord y anotaron la mayor cantidad de puntos.

Y por segundo año consecutivo, fueron eliminados en su primer partido en los playoffs.

Eso es lo que sucede cuando tienes una defensa que se mete en problemas en tercer down y que es incapaz de robar balones en los momentos cruciales de los partidos.

Así que Belichick se reforzó con Shaun Ellis, Andre Carter y Mark Anderson — tres especialistas en presionar al quarterback contrario — además de Albert Haynesworth para detener la carrera por tierra.

Ahora, el entrenador conocido por sus ingeniosos esquemas defensivos tiene aún más variantes y trucos debajo de la manga.

"Me siento cómodo", dijo el estelar linebacker Jerod Mayo, quien ahora tiene libertad para moverse a sus anchas. "Voy a estar en mi cuarto año. Belichick está haciendo cosas distintas conmigo, así que estoy dispuesto a hacer lo que quiera, ya sea haciendo la gran jugada o simplemente haciendo muchos tackles".

Carter, la séptima selección del draft de 2001 y quien jugó los cinco últimos años con los Redskins de Washington, se hizo sentir en un triunfo 31-14 sobre Tampa Bay en la pretemporada. Su estatura, largos brazos y agilidad le brindan al equipo características que novedosas.

"Siempre es fabuloso ser polifacético en cualquier sentido, ya sea defendiendo contra la carrera por tierra o atacando al quarterback", comentó. "Eso es algo que siempre me ha enorgullecido y que he tratado de mejorar".

Los Patriots tuvieron marca de 14-2 la temporada pasada, pero permitieron la octava mayor cantidad de yardas en la liga. Peor aún fue la defensa en tercer down, última en la NFL.

El cornerback Devin McCourty, quien fue al Pro Bowl la temporada pasada en su primera año en la liga, está ansioso por ver en acción en un partido oficial a la nueva defensa que derribó dos veces al quarterback contra Tampa Bay.

"La presión sobre el quarterback y la segunda línea de defensa van de la mano", señaló.

Belichick también quiere que su defensa ataque más, en lugar de reaccionar a lo que dicte el equipo contrario.

"Cualquier jugador que es agresivo quiere atacar", señaló el tackle Vince Wilford. "Pero cuando el entrenador te da vía libre para hacer una jugada, más vale que la aproveches".

Brady usualmente lo hace, y así es como los Patriots ganaron tres Super Bowls.

Pero desde su último título, sólo disputaron un Super Bowl en seis años y lo perdieron ante los Giants de Nueva York en la temporada de 2007.

Ahora Brady tiene un nuevo receptor, Chad Ochocinco, además de contar con los peligrosos veteranos Wes Welker y Deion Branch.

Rob Gronkowski y Aaron Hernández tuvieron extraordinarias temporadas de novatos en la posición de ala cerrada, mientras que BenJarvus Green-Ellis y Danny Woodhead demostraron que son productivos compartiendo los acarreos del ovoide.

La línea ofensiva es un grupo de veteranos al que se suma el novato Nate Solder, elegido en la primera ronda del draft.

Brady viene de una campaña excepcional en la que lanzó 36 pases de touchdown y apenas cuatro intercepciones, la mejor cifra de su carrera.