El atacante argentino Mauro Zárate inició la temporada con al menos cinco kilos de sobrepeso al regresar a la Lazio tras las vacaciones, reveló el martes el técnico Edy Reja.

Señaló que es "una condición que no podía no tener en cuenta" en la formación del equipo que presentó en el encuentro del jueves pasado que Lazio goleó 6-0 al Rabotnicki macedonio en la fase preliminar de la Liga Europa.

Al ser enviado a la tribuna, Zárate abandonó la concentración.

El entrenador se presentó con sus dos nuevos refuerzos para el ataque, el francés Djibril Cissé, procedente de Panathinaikos de Grecia, y el alemán Miroslav Klose del Bayern Munich.

"Zárate estaba en la lista que presentamos a la UEFA y no es la primera vez que se comporta de esa manera, su intención me parece que es la de irse y así no quería perjudicar su traspaso a otro club", manifestó.

Si hubiera jugado, se habrían reducido sus posibilidades para fichar por otro equipo al no poder disputar ese torneo continental con otra camiseta.

Reja desmintió su presunta antipatía hacia Zárate: "Para mí los jugadores son todos iguales y yo estaría feliz que se quedara porque tendría otras alternativas".

"Sus cualidades son indiscutibles, pero habría que ver su comportamiento, dentro de poco será padre y quizás tendrá una mayor responsabilidad, podrá madurar y mejorar mucho, pero depende de él porque yo dejo las puertas abiertas a todos y trato a todos de la misma manera", aseguró.

Zárate, de 24 años y ex jugador de Vélez Sarsfield, Birmingham City y Al Saad de Qatar, mantuvo en la temporada pasada varias polémicas con Reja, quien, inclusive, lo sancionó en una oportunidad sacándolo del primer equipo.

El delantero argentino realizó su mejor campeonato cuando llegó a la Lazio, en el 2008, al marcar 13 goles. Bajó a tres en el campeonato siguiente y anotó nueve en último. Tiene contrato hasta 2014.