La confianza a medio plazo del inversor en la economía alemana bajó en agosto con fuerza hasta su valor mínimo en más de dos años y medio, debido al temor a una recesión en EEUU y a la crisis de endeudamiento de la zona del euro.

El Centro para la Investigación Económica Europea (ZEW) informó hoy de que su índice de confianza inversora en Alemania empeoró en agosto 22,5 puntos, hasta menos 37,6, mucho más de lo que habían previsto los analistas.

El indicador se situó en agosto por debajo de su media histórica de 25,9 puntos.

"El temor a una recesión en EEUU junto con la rebaja de la calificación crediticia de la deuda de EEUU ha incrementado más la incertidumbre macroeconómica", según el ZEW.

Debido al aumento de la incertidumbre macroeconómica, la crítica evolución en la zona del euro y los decepcionantes datos del crecimiento del producto interior bruto (PIB) alemán en el segundo trimestre, los expertos de los mercados financieros son más escépticos ahora respecto al crecimiento económico en el futuro.

El PIB de Alemania creció sólo un 0,1 % en el segundo trimestre respecto a los tres meses anteriores, cuando avanzó un 1,3 %.

El presidente del instituto ZEW, Wolfgang Franz, dijo que "ha aumentado dramáticamente el escepticismo respecto al crecimiento económico en el futuro que han mostrado un número creciente de expertos de los mercados financieros durante los meses pasados".

"La valoración de la situación económica actual en Alemania es todavía positiva, pero también se ha deteriorado considerablemente en agosto", señaló el ZEW.

El indicador respectivo bajó en agosto 37,1 puntos hasta 53,5.

La Bolsa de Fráncfort reaccionó con pérdidas tras conocerse este indicador de confianza inversora en Alemania y redujo algo sus ganancias, si bien después las recuperó.