El líder norcoreano Kim Jong Il llegó el martes a bordo de un tren blindado a una ciudad del este de Siberia a fin de sostener una reunión con el presidente ruso Dmitry Medvedev.

El visitante descendió en Ulan-Ude, la capital de Buryatia, una provincia budista cerca del Lago Baikal, informaron las agencias de noticias rusas. A continuación la caravana motorizada de Kim partió del pueblo con dirección a Turka, una pintoresca aldea a las orillas de Baikal.

La agencia noticiosa norcoreana Yonhap dijo que la cumbre entre Medvedev y Kim se realizará el miércoles pero no dio detalles.

Había varias señales de que se realizaban preparativos para la visita de Kim a Turka. El sitio cibernético del diario Baikal Daily dijo que los residentes indicaron que la policía andaba indagando con lista en mano los nombres y direcciones de los vecinos de la aldea.

Se prevé que Kim se reunirá con Medvedev a fin de abordar un acuerdo sobre la construcción de un gasoducto. Este serviría para trasladar el gas natural ruso hasta territorio norcoreano y desde el norte hasta el sur. Los medios de Corea del Sur han dicho que al norte le significaría una ganancia de 100 millones de dólares anuales, pero las negociaciones no avanzaron mucho debido al estancamiento del diálogo por la renuencia norcoreana abandonar su programa de armas nucleares.

El diario JoongAng Ilbo expresó preocupaciones el lunes, al advertir que el Norte podría cortar el suministro de gas abruptamente si sus relaciones se deterioran con el Sur.

La visita del líder norcoreano ha sido rodeado de misterio. Unas cuantas personas han logrado tomar fotos de Kim en una escala el domingo.

___

Hyung-jin Kim, Foster Klug y Jiyoung Won informaron desde Seúl, Corea del Sur.