Un tribunal de apelaciones de Nueva York rechazó el martes una solicitud de asignar a un fiscal especial al caso de presunto ataque sexual por parte de Dominique Strauss-Kahn, lo que significó que todos los cargos fueron desestimados oficialmente.

La corte de apelaciones coincidió con el fallo de otro tribunal que no había base legal para un fiscal especial.

Los abogados de la mujer que acusa al ex director del Fondo Monetario Internacional habían solicitado un fiscal especial bajo el argumento de que sentía que el fiscal de Manhattan Cyrus R. Vance actuaba de forma parcial.

Los fiscales argumentaron el martes que el caso debía ser desestimado porque no confían en la credibilidad de la mucama que acusó a Strauss-Kahn de agredirla sexualmente en mayo en un hotel.

El magistrado de la Corte Suprema de Justicia Michael Obus dijo que retiraba provisionalmente todos los cargos contra el ex director del FMI, hasta que conociera el fallo de la corte de apelaciones. La negativa significó que Strauss-Kahn quedó libre.

El caso sensacionalista atrajo la atención global debido a que implicaba sexo, violencia, poder y política.

El lunes, los fiscales presentaran documentos en los que afirmaban que no podían confiar en la palabra de la camarera que acusó al político francés de intento de violación.

Strauss-Kahn llegó el martes al tribunal en una caravana de seis vehículos y fue recibido por manifestantes que exhibían letreros que decían "DSK trata a las mujeres como objetos" y "enjuicien al violador, no a la víctima". Hasta la sala de audiencias se escuchaban los gritos de los manifestantes.

El ex titular del Fondo Monetario Internacional apareció con firmeza en la sala del tribunal, llevaba un traje gris oscuro, camisa azul y corbata de franjas azules y doradas.

Strauss-Kahn sonreía, saludó de mano a alguien de la audiencia en tanto que su esposa, la periodista Anne Sinclair, estaba sentada de el acorta distancia.

Strauss-Kahn y su esposa se retiraron sin hacer declaraciones a la prensa aunque el primero leyó un comunicado poco después.

"Estos últimos dos meses y medio han sido una pesadilla para mí y mi familia", dijo el ex director del FMI. "Quiero dar las gracias a todos los amigos en Francia y Estados Unidos que han creído en mi inocencia y a las miles de personas que nos manifestaron su apoyo de manera personal y escrita. Estoy profundamente agradecido con mi esposa y familia que han pasado esta situación difícil conmigo".

"No tendremos nada más que decir sobre este asunto y esperamos regresar a nuestra casa y reanudar algo de una vida más normal", agregó

Strauss-Kahn reiteró una declaración en francés afuera de la casa de lujo en la que estuvo bajo arresto domiciliario varias semanas.

Durante su permanencia breve en la Corte Suprema Estatal en Manhattan, el fiscal adjunto federal Joan Illuzi-Orbon recomendó formalmente la cancelación del caso.

Cuando los fiscales presentaron cargos, aseguraron que la evidencia en contra de Strauss-Kahn era sólida, pero luego reconocieron que las pruebas de ADN no comprobaban que hubo un encuentro sexual forzado. Strauss-Kahn ha negado desde un principio las alegaciones de la mucama, una originaria del país africano de Guinea.

La mujer, Nafissatou Diallo, ha demandado a Strauss-Kahn y ha ofrecido una serie de entrevistas después que quedó claro que los fiscales empezaban a dudar de su credibilidad. The Associated Press usualmente no nombra las personas que dicen ser víctimas de asalto sexual a menos que ellas revelan su identidad, como lo ha hecho Diallo.

Diallo no asistió a la audiencia jurídica. Su abogado Kenneth Thompson dijo afuera del tribunal que su cliente fue abandonada.

"Ningún hombre, sin importar cuánto poder, dinero e influencia tenga, tiene el derecho de agredir sexualmente a una mujer", dijo Thompson. "Estamos decepcionados que el fiscal de distrito Vance al parecer no cree en la igualdad de justicia bajo la ley, y le ha negado a una mujer inocente un día en la corte".

Los abogados de Diallo no tienen planes para apelar.