Amy Winehouse no tenía drogas ilegales en su organismo cuando murió, y aún no está claro cuál fue la causa de su muerte, dijo su familia el martes.

Los análisis de toxicología revelaron la "presencia de alcohol" en su organismo, pero todavía no se ha podido determinar si eso fue un factor en la muerte de la cantante el mes pasado.

La diva del soul, de 27 años, quien padeció adicción al alcohol y las drogas durante años, fue hallada muerta en su casa en Londres el 23 de julio, y una autopsia inicial no pudo determinar la causa del deceso.

El vocero de la familia, Chris Goodman, dijo en un comunicado el martes que "los resultados de toxicología entregados a la familia Winehouse por las autoridades han confirmado que no había sustancias ilegales en el organismo de Amy en el momento de su muerte".

Dijo que la familia aguarda el resultado de una investigación forense prevista para comenzar en octubre.

Mitch Winehouse, el padre de la cantante, ha dicho que su hija había superado la drogadependencia tres años antes de su muerte, pero aún debía combatir el alcoholismo después de varias semanas de abstinencia.

En el funeral de la cantante, el 26 de julio, dijo que ella le aseguró: "'Papá, he dejado de beber, ya no soporto la manera como me miran tú y la familia'''.

La familia Winehouse ha anunciado su plan de crear una fundación con el nombre de Amy para ayudar a la gente que padece adicciones, aunque el padre ha dicho que todo está en suspenso porque el nombre Amy Winehouse Foundation ya estaba registrado.

Durante su breve vida, Winehouse fue objeto de numerosos titulares de la prensa debido al abuso de drogas y alcohol, trastornos alimenticios, relaciones perniciosas y actuaciones interrumpidas.

Frecuentemente parecía estar débil. En junio de 2008 y abril de 2010 fue hospitalizada y tratada por lesiones sufridas al desmayarse y caer en su casa.

Su padre dijo que contrajo enfisema pulmonar por fumar tabaco y crack, aunque su vocera aclaró luego que sólo tenía "signos precoces de lo que podría convertirse en enfisema".

Su vida tumultuosa y y los demonios que la acosaban fueron tema de canciones como "Rehab", de su álbum "Back to Black", galardonado con un Grammy.

Muchos fans y colegas dejaron flores y otras ofrendas frente a su casa en el barrio londinense de Camden.

Su última grabación, "Body and Soul" a dúo con Tony Bennett, saldrá aa la venta el mes próximo y la recaudación será para obras de bien.