Un militar retirado salvadoreño presuntamente implicado en la matanza de seis sacerdotes jesuitas en 1989 fue detenido el martes en Massachusetts.

Inocente Orlando Montano ha quedado en custodia, dijo un portavoz de la oficina del fiscal de distrito en Boston.

El militar tuvo una comparecencia breve inicial ante un tribunal federal y se le programó para la tarde una audiencia a fin de fijarle fianza.

Una organización defensora de los derechos humanos había avisado a principios de mes que Montano vivía en un suburbio de Boston.

Montano afronta un cargo en Estados Unidos de hacer declaraciones falsas en un documento de inmigración.

Otros nueve oficiales castrenses se entregaron en un cuartel militar y se pusieron a las órdenes de las autoridades judiciales tras ser informados de que un juez español solicitó su captura para una posterior extradición por la ejecución de cinco sacerdotes jesuitas españoles y un salvadoreño en noviembre de 1989. Todos han negado su participación en los hechos.