El régimen sirio no ha detenido su ofensiva contra los manifestantes que piden la caída del presidente, Bachar al Asad, y ha realizado esta noche masivas redadas de detenciones en Deir al Zur (noreste), mientras mantiene sus ataques sobre Homs (centro).

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó hoy de que las fuerzas de seguridad sirias detuvieron en la localidad de Deir al Zur a más de 300 personas en las redadas que efectuaron en esta ciudad en las últimas 24 horas.

Mientras, según esta misma fuente, el número de muertos registrados ayer en la ciudad de Homs, situada en el centro del país, pasó de seis a ocho personas después de que los grupos de "shabiha" (matones del régimen), asesinaran con disparos a dos personas en el barrio de Al Uaaer.

El Observatorio había anunciado que seis personas murieron en la provincia de Homs, cuatro de las cuales fallecieron por disparos, una como consecuencia de torturas y otra por el ataque de francotiradores.

Por otra parte, los Comités de Coordinación Locales aseguraron que al menos 10 personas resultaron heridas durante violentos enfrentamientos que estallaron en la localidad de Kesua, situada en Rif Damasco (oeste), entre las fuerzas de seguridad sirias apoyadas por los "shabiha" y ciudadanos kurdos.