El Gobierno de Chile puede que aplique la Ley de Seguridad Interior del Estado tras el llamado de paro nacional convocado para los días 24 y 25 de agosto en demandas de una serie de reivindicaciones sociales y laborales, informaron hoy fuentes oficiales.

"El Gobierno lo ha señalado y reiterado hoy día. Según sean las circunstancias que tengamos el día miércoles y jueves, de una situación de mayor violencia, evaluaremos los hechos en el momento que se produzcan y ahí el Gobierno verá cuáles son las normas o reglamentaciones que se deben aplicar", enfatizó el portavoz del Gobierno, Andrés Chadwick.

El vocero del Gobierno aseguró que "nunca se descarta la aplicación de ninguna ley, lo que pasa es que las leyes no se anuncian cuando se van aplicar, se aplican una vez que han ocurrido los hechos y uno hace la evaluación si corresponde aplicarlas".

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la principal organización sindical del país, ha convocado para esta semana una huelga de 48 horas, a la que se sumarán los estudiantes universitarios y secundarios y más de 80 organizaciones de distintos sectores.

Reclaman una reforma del sistema tributario, una nueva Constitución, un nuevo código laboral, un sistema estatal de fondos de pensiones, ya que actualmente todas las administradoras son privadas, y mayores recursos para la sanidad y la educación públicas.

El Ejecutivo no sólo teme que la paralización pueda afectar severamente el funcionamiento de servicios básicos, también le preocupa que la movilización enlace con el conflicto de los estudiantes secundarios y universitarios que ya dura tres meses en demanda de una educación pública, gratuita y de calidad.

Chadwick fue categórico en afirmar que el paro nacional del próximo 24 y 25 de agosto es "ilegal e injustificado".

"Aquí la situación es muy clara: hay un convocante oficial, que es la CUT, es un paro de carácter ilegal. Además nosotros consideramos que es un paro completamente injustificado, que no tiene ninguna razón de ser, a juicio del Gobierno", sentenció.

En tanto, el presidente de la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), Juan Antonio Coloma, dijo este lunes tras reunirse con Chadwick que "las leyes están para ser usadas si es que se requieren.

"Es una decisión del Gobierno, pero hay que defender el Estado de Derecho y el derecho de la mayoría, de millones de chilenos que no adhieren al paro", aseguró Coloma en declaraciones que difunde el vespertino La Segunda.

Por su parte, el presidente del derechista Renovación Nacional, Carlos Larraín, afirmo que "no hay que tener ningún complejo ni ambigüedad si es necesario aplicarla (Ley de Seguridad Interior).

"Voy a pedir que se tomen las medidas pertinentes para que las personas transiten libremente", añadió Larraín.

El presidente de la CUT, Arturo Martínez, justificó los puntos que defiende la huelga y destacó que las buenas cifras macroeconómicas del país no reflejan la realidad de los trabajadores.

"No hay ninguna ligazón entre el crecimiento económico y las condiciones en que vive la gente", aseguró Martínez, que denunció también la concentración de la riqueza y la desigualdad en Chile, destacada por informes de organismos internacionales.