Un funcionario del ministerio de comercio de China afirmó el martes que las inversiones petroleras de su país en Libia son de gran importancia para ambas partes y Beijing espera un pronto retorno a la estabilidad de la nación norafricana.

Wen Zhongliang, subjefe del departamento de comercio exterior del ministerio de comercio, dijo a los periodistas en Beijing que las inversiones de China habían sido afectadas por el actual conflicto, pero que espera continuar con la cooperación en Libia en cuanto se restablezca la estabilidad.

Mientras los combatientes de oposición en Libia que tratan de derrocar a Moamar Gadafi llegaban a Trípoli, la cancilleria de China dijo en Beijing que está dispuesta a cooperar en la reconstrucción y que respetará la elección del pueblo libio.

China se abstuvo de votar en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para autorizar a los miembros de la organización a dar protección a los civiles que se rebelaron contra Gadafi, y ha exhortado a una solución pacífica y política del conflicto. Unos 35.000 ciudadanos chinos fueron evacuados de Libia después que estallaron los combates en febrero.

Wen Zhongliang dijo que las inversiones de China en Libia, que se calculaban en 18.000 millones de dólares, habían sido perjudicadas por el actual conflicto nacional pero esperaban continuar una vez que volviera la calma al país.

"Las inversiones de China en Libia, especialmente en negocios relacionados con el petróleo, son de beneficio mutuo dentro de la cooperación económica que favorece a la gente de ambos países", destacó el funcionario.

"Esperamos que la estabilidad vuelva a Libia lo más pronto posible y continuemos con la cooperación con Libia en este aspecto", indicó en el sitio cibernético del ministerio de comercio.

La agencia de noticias estatal Xinhua, dijo que la gigantesca empresa China National Petroleum Corp., de gas y petróleo, informó que tuvo que cancelar seis proyectos en Libia y en Níger como resultados de la inestabilidad en la región.

Señaló que las pérdidas a causa de las interrupciones ascienden a los 1.200 millones de dólares de yuanes (188 millones de dólares).