La presidenta Dilma Rousseff instaló el martes al diputado Jorge Mendes Ribeiro como ministro de Agricultura, luego de que el anterior ocupante del cargo renunció la semana pasada en medio de denuncias de corrupción.

Rousseff dijo que el nuevo ministro tendrá el desafío de mantener a Brasil como una potencia agropecuaria a nivel mundial y elogió la gestión del ex titular del ministerio, Wagner Rossi.

"El ex ministro Wagner Rossi y sus antecesores pusieron a la agricultura y la ganadería brasileñas en uno de los momentos más significativos de su historia. El ex ministro dejó una herencia de éxitos y buenos resultados", dijo la mandataria en la ceremonia de investidura de Mendes Ribeiro.

Señaló que Brasil actualmente es el segundo mayor productor de alimentos y el tercer mayor exportador de productos agrícolas, superado por Estados Unidos y la Unión Europea.

Rossi, quien estuvo presente en la ceremonia, dejó el cargo la semana pasada presionado por denuncias de la prensa de que convirtió a la dependencia en una "central de negocios" que favorecieron a empresas ligadas al ahora ex ministro.

En una audiencia en el Congreso, Rossi admitió haber viajado en un avión privado de una empresa que obtuvo contratos millonarios del Ministerio de Agricultura, pero negó que ello constituya una irregularidad.

Rossi fue el cuarto ministro en dejar el gobierno de Rousseff desde que asumió el poder en enero, en medio de un proceso de depuración de la corrupción del sector público.

Adicionalmente, numerosos funcionarios de los ministerios de Transportes y Turismo han perdido sus cargos tras constatarse desvíos de recursos públicos en esas dependencias.

Sin embargo, tanto Rousseff como Mendes Ribeiro evitaron comentar las denuncias de corrupción en el ministerio.

Por el contrario, el nuevo ministro dijo que daría continuidad al plan de agricultura iniciado por su antecesor.

"Voy a buscar al mejor equipo disponible para esta tarea, los más calificados, con la determinación de hacer lo mejor para Brasil y los brasileños. Es lo que puedo garantizar", expresó Mendes Ribeiro, de 56 años.

El nuevo ministro se desempeñaba hasta el martes como diputado y líder de la coalición oficialista en el Congreso. Al igual que su antecesor, es miembro del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), principal agrupación del bloque de 14 partidos que apoya al gobierno de Rousseff.