La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, analizará esta tarde los últimos acontecimientos en Libia, después de que los rebeldes lograron hacerse prácticamente con el control de Trípoli.

La alta representante de la Unión Europea (UE) ha mantenido en las últimas horas conversaciones telefónicas con varios ministros de Asuntos Exteriores y con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para analizar la situación en Libia y coordinar la respuesta de la comunidad internacional.

La UE ha preparado planes para cuando Gadafi abandone el poder, que se centrarán en respaldar la democratización, en la ayuda humanitaria y el suministro de medicamentos, la recuperación económica, la seguridad ciudadana y de fronteras, apoyar la preparación y celebración de elecciones y fomentar la sociedad civil y la creación de instituciones democráticas, entre otros aspectos.

La UE ha creado a raíz de la llamada Primavera Árabe un fondo de 7.000 millones de euros para apoyar a los países de la zona que elijan el camino de la transición democrática, aunque condicionado a los avances democráticos.