El abridor Chris Narveson regresó al montículo tras dejar atrás la lista de lesionados y realizó una gran labor para ayudar a los Cerveceros de Milwaukee a ganar 8-1 a los Piratas de Pittsburgh y consolidarse en el primer lugar de la División Central de la Liga Nacional.

Narveson trabajó sin permitir hit hasta la sexta entrada e impulsó dos carreras para mantener a los Cerveceros en un equipo imparable y ganador en el primer partido de una doble cartelera.

El abridor de los Cerveceros, que dejó su marca en (9-6), al final cedió cinco imparables y ponchó a tres bateadores rivales, hasta que tuvo que salir en el sexto episodio por un problema con la uña del dedo medio de su mano izquierda.

La lesión no está relacionada con la que sufrió en el pulgar de esa mano y le obligó a estar 15 días sin poder salir al montículo.

El jardinero izquierdo Ryan Braun pegó su vigésimo octavo jonrón para los Cerveceros (77-52), que ganaron 19 de sus últimos 22 partidos que les permiten tener una ventaja de nueve juegos sobre los Cardenales de San Luis (67-60), que son segundos en la División Central.

En el primer partido, por los Cerveceros, el campocorto cubano Yuniesky Betancourt tuvo de 5-2 con dos anotadas y una impulsada.

El abridor Jeff Karstens (9-7) permitió dos carreras y seis imparables en siete entradas para cargar con la derrota, además de dar una base por bolas y retirar a cinco bateadores por la vía del ponche.

El jardinero izquierdo Ryan Ludwick pegó su duodécimo cuadrangular para los Piratas y el derecho venezolano José Tábata aportó tres imparables, pero no fueron suficiente contra un equipo que ha anotado 51 carreras y recibido sólo 16 en los nueve partidos que los Cerveceros han disputado esta temporada contra el equipo de Pittsburgh.