El consorcio Inframérica, conformado por el grupo brasileño Engevix y la empresa argentina Corporación América, se adjudico hoy el contrato para la reforma del aeropuerto Sao Gonçalo do Amarante, de la ciudad de Natal, una de las sedes para el Mundial de Fútbol de Brasil 2014.

La estatal Agencia Nacional de Aviación Civil (Anac), en una subasta realizada en la bolsa de Sao Paulo, entregó la concesión al consorcio por un valor de 170 millones de reales (unos 106 millones de dólares), cifra casi tres veces y media superior a la del precio mínimo inicial fijado por el Gobierno.

La agencia reguladora estableció en 51,7 millones de reales (unos 32 millones de dólares) el precio inicial de la subasta.

En un comunicado, Engevix destacó que las inversiones previstas para las obras y durante la administración del aeropuerto están calculadas en 600 millones de reales (unos 375 millones de dólares).

La empresa brasileña actúa en el sector de ingeniería civil con proyectos en aeropuertos, ferrocarriles, puertos y carreteras, uno de ellos en la autopista VíaBahía, en el que está asociado a Encalso y a la española Isolux.

El tratamiento de agua y residuos industriales, la transmisión de energía eléctrica y la construcción de astilleros son los otros campos de actuación de Engevix.

El plazo para la conclusión de las obras es de tres años y la operación de la terminal aérea será por 25 años, con posibilidad para cinco más, cuando el aeropuerto deberá retornar para la administración por parte del Estado.

Además de la adecuación de la terminal de pasajeros, el consorcio construirá un complejo comercial, mientras que el Estado se encargará de las pistas de aterrizaje, del patio de las aeronaves y de la torre de control.

Natal, capital del nororiental estado de Río Grande do Norte, prevé recibir en 2014, el año de la realización del mundial, más de tres millones de pasajeros y para 2030 el número está calculado en 7,9 millones de personas.