El sismo ocurrido el martes con epicentro en Virginia estremeció el estadio de tenis del campus de la Universidad de Yale, llevó a numerosos aficionados a abandonar sus butacas y demoró por más de dos horas el torneo de New Haven.

El movimiento telúrico remeció las gradas durante el tercer game de un partido entre la serbia Jelena Jankovic y la rusa Elena Vesnina. Vesnina ganaba por 2-0 pero Jankovic tenía un doble break point.

Antes que Vesnina hiciera su saque, Jankovic observó atónita cómo los espectadores se levantaban de sus asientos. Unos segundos después, la jueza de silla suspendió el encuentro.

El sismo de magnitud 5,8, que tuvo su epicentro al noroeste de Richmond, Virginia, fue perceptible en buena parte de la capital estadounidense e incluso en Rhode Island y en la ciudad de Nueva York.

Un inspector de inmuebles y un jefe de bomberos revisaron la estructura del estadio y declararon que no había riesgo alguno.

El partido se reanudó a las 4.15 de la tarde, cuando la jueza Sandie French dijo: "Damas y caballeros, ésta es la reanudación de un partido suspendido por un terremoto". Algunos espectadores rieron en la tribuna y Vesnina se preparó para hacer su saque.