El senador uruguayo Jorge Saravia, que recientemente pasó de las filas del oficialismo al opositor Partido Nacional, denunció hoy que hay "mafias" involucradas en el proyecto minero de Aratirí que son defendidas por sectores importantes del izquierdista Frente Amplio (FA), su antiguo partido.

En declaraciones al diario El Avisador de Tacuarembó, Saravia sostuvo que la minera, que pretende desarrollar un controvertido proyecto de explotación a cielo abierto de un gigantesco yacimiento de mineral de hierro, es financiada "por gente que lava mucho dinero en el mundo" y cuya dirección "parece un comité político del FA".

"Yo empecé a desconfiar de determinada gente (...), uno empieza a investigar y consigue información, porque yo integro la comisión de Naciones Unidas contra el Crimen Organizado y el Lavado de Dinero y nos encontramos que quienes financian a Aratirí son gente que lava mucho dinero en el mundo", dijo el legislador.

Saravia, que fue expulsado del FA en mayo por su negativa a apoyar un proyecto para eliminar la Ley de Caducidad que impide juzgar los crímenes cometidos por uniformados durante la dictadura, apuntó a que muchas personas que defienden los intereses de la minera en Uruguay son antiguos altos cargos de la administración del expresidente Tabaré Vázquez.

Saravia cargó así contra el Partido Socialista del Uruguay, al que acusó de ser el gran defensor de Aratirí ante el Gobierno y al que perteneció el expresidente Vázquez y del que era simpatizante el actual gerente general de Aratirí, Fernando Puntigliano.

"Uno ve los actores políticos que defienden al proyecto de forma pública y están todos identificados con un sector (Partido Socialista) y uno piensa que acá hay que parar la mano de alguna manera", dijo el senador.

Además, Saravia añadió que "no puede ser que un Gobierno que se jacta de ser de izquierda, entregue los intereses del país a multinacionales que están solventadas por quién sabe qué son, por qué mafias y de qué continentes, porque atrás de Aratirí está todo eso".

Así, Saravia consideró que su expartido le "mintió a la gente" con su discurso sobre el modelo de país "porque no es un proyecto con justicia social" sino un proyecto "extranjerizador de la tierra, de entreguismo a las multinacionales y de expropiación de los recursos naturales".

Por su parte, el senador del Partido Socialista y exministro de Industria de Uruguay Daniel Martínez, consideró estas acusaciones como "un disparate y una canallada que solo busca ensuciar la cancha".

El declaraciones a la emisora Radio Carve, Martínez se mostró indignado por la actitud de su ex compañero de filas y apuntó que el país tiene que trabajar sobre la política minera "con mucha seriedad y no entrando en provocaciones que no le sirven al país ni a nadie".