La policía nigeriana rescató ileso al padre del futbolista del Chelsea John Obi Mikel, quien había sido secuestrado en Nigeria.

El vocero policial Olusola Amore dijo a la AP que Michael Obi había sido rescatado el lunes en la ciudad de norteña de Kano y que la policía detuvo a sus presuntos secuestradores.

Michael Obi fue secuestrado el 12 de agosto cuando se dirigía a su casa desde su trabajo en la ciudad de Jos, en el centro del país.

Amore dijo que las autoridades rastrearon a los secuestradores desde el estado central de Palateau hasta Kano, una de las ciudades más grandes del país.

Si bien los secuestros a para exigir rescates son comunes en el este, la zona petrolera, rara vez se dan en el centro del país.

Esta no es la primera vez que un pariente de un futbolista es secuestrado. En el 2008 lo mismo le sucedió a un hermano del defensor de Everton Joseph Yobo. Fue liberado dos semanas después, sin que se haya aclarado si se pagó un rescate o no.

El secuestro de Michael Obi se produjo poco después de que la revista Forbes reportase en junio que Mikel es uno de los siete jugadores mejor pagados del Africa en Europa. Indicó que su salario era de 5,8 millones de dólares al año.