Colombia inició oficialmente la búsqueda de un nuevo técnico para su selección luego de que Hernán Darío Gómez le dio carácter de irrevocable a su renuncia, horas después de que el presidente Juan Manuel Santos exhortara a que se le buscase un reemplazante.

"Bolillo" Gómez había renunciado hace dos semanas luego del escándalo suscitado por la golpiza que le dio a una mujer que lo acompañaba, pero su dimisión no tenía carácter de irrevocable en un primer momento.

"El Comité Ejecutivo de la Federación Colombiana de Fútbol informa a la opinión pública que en horas de la noche del domingo 21 de agosto el profesor Hernán Darío Gómez ratificó su renuncia, adicionándole el carácter de irrevocable", anunció la entidad en comunicado de prensa.

Agregó que el comité ejecutivo estaba reunido en pleno desde la mañana y que "tras aceptar la renuncia del profesor Gómez, analiza en detalle el futuro de la Selección Colombia", señaló.

Antes de conocerse el anuncio, el presidente Santos había planteado la necesidad de que se aceptase la renuncia y propuesto incluso que se contratase un técnico extranjero para las eliminatorias de la Copa Mundial.

"Bolillo" Gómez se disculpó públicamente y presentó la renuncia original sin el carácter de irrevocable el 9 de agosto.

Santos calificó de "muy reprochable" la actitud del técnico de 55 años de edad.

"Después del lamentable y muy condenable episodio del 'Bolillo', yo creo que la federación de fútbol debería, o debe considerar la posibilidad de contratar un entrenador del extranjero, para introducirle nueva sangre y nuevas ideas a la selección", manifestó Santos en el palacio presidencial, antes de que se pronunciase la Federación.

La mujer agredida no denunció a Gómez ni ha trascendido su identidad, pero "Bolillo" admitió haberla golpeado. Testigos del episodio dijeron que Gómez y la mujer habían ido juntos al bar y que el técnico la agredió en medio de una fuerte discusión en la madrugada del 7 de agosto.

Entre los posibles sucesores de Gómez que se han venido mencionando figuran el estratega uruguayo nacionalizado colombiano Julio Avelino Comesaña, del Deportivo Pereira, el colombiano Juan Carlos Osorio, del Once Caldas, y el argentino Gerardo Martino, quien dejó la selección de Paraguay luego de la Copa América.

La federación parecía estar dividida en torno a la actitud a seguir. El segundo vicepresidente Alvaro González declaró el 13 de agosto que "la situación del 'Bolillo' está solucionada" y que había "un consenso general (para que permaneciera)", pero el presidente de la institución Luis Bedoya, el primer vicepresidente Ramón Jesurún y el vocal Jorge Perdomo lo negaron.

La acción de Gómez generó un repudio generalizado y, ante la ola de indignación, Gómez renunció el 9 de agosto. La federación no respondió de inmediato y decidió aplazar la decisión hasta después del mundial Sub20 jugado en Colombia, el cual concluyó el sábado.

La federación se dio un compás supuestamente con la esperanza de que el asunto se enfriara un poco, pero no sucedió así.

"Se va, se va el 'Bolillo' ya se va por maltratador y machista", cantaron medio centenar de mujeres en los alrededores del estadio local El Campín, escenario el sábado de la final del Mundial Sub20.

La presidenta de la Comisión de Mujeres del Senado, Alexandra Moreno Piraquive, había pedido al presidente Santos que se pronunciara sobre el caso.

Gómez había retomado en 2010 el mando del combinado que había dejado luego del Mundial de Francia 1998. Su contratación la recomendó el director de selecciones Francisco Maturana, su amigo y mentor.

Maturana era partidario de que Gómez siguiese al frente del equipo. Dijo que esa era la posición de un "profesional del fútbol".

"En mi cargo no me van a medir porque tenga una Federación o un equipo de los padres jesuitas que se portan muy bien; a mí me van a medir por la evolución del fútbol en Colombia, por cómo están los jugadores, por si son mejores...", declaró Maturana al diario El Tiempo de Bogotá del domingo al explicar su actitud.

Maturana fue mencionado en algún momento entre los posibles candidatos al cargo, pero descartó volver a dirigir a la selección.

"Les doy un parte de tranquilidad a muchos: no me pasa por la mente — lo tengo clarito — dirigir la selección Colombia. Me atrae la posibilidad de dirigir, pero eso será el día en que yo decida y tenga la posibilidad de hacerlo fuera del país", subrayó.

Maturana clasificó a Colombia a los mundiales de Italia 1990 y Estados Unidos 1994 y la llevó al triunfo en la Copa América de 2001.

"Hablo con él (Gómez) todos los días", expresó Maturana. "Sigue estando mal porque es un golpe en el alma, es una acción de la que se va a arrepentir toda su vida".