Wall Street y los mercados europeos siguieron volátiles el lunes, con los inversores oscilando entre los temores de una recaída en la recesión y esperanzas de que la Reserva Federal tomará medidas pronto para revitalizar la economía de Estados Unidos.

Los precios del oro superaron por primera vez los 1.890 dólares por onza, pues muchos inversionistas continuaron comprándolo como refugio para sus activos.

El crudo Brent del Mar del Norte, entretanto, cayó a casi 107 dólares por barril después de que la captura de la mayor parte de Trípoli por parte de los insurgentes libios reforzó las esperanzas de que las exportaciones de crudo de Libia, una integrante de la OPEP, puedan reanudarse pronto.

Luego de registrar una racha alcista en la jornada, las acciones europeas vieron desvanecerse la mayor parte de sus ganancias del intercambio bursátil.

El índice británico FTSE 100 cerró con un alza de 1% en 5.092,8 puntos, luego de que llegó a subir más de 2%. El francés CAC-40 ganó 1,1% y terminó en 3.051,3 puntos, pero el índice alemán DAX retrocedió 0,1% para acabar en 5.473,7.

Wall Street, que abrió con un avance marcado, también perdió fuerza para el intercambio bursátil del mediodía. El promedio industrial Dow Jones logró subir hasta 200 puntos durante la sesión, pero cerró con ganancia de 37 unidades (0,3 en 10.854,65. El Standard & Poor's 500 ascendió 0,29 puntos, menos de 0,1%, para quedar en 1.123,82 y el tecnológico Nasdaq avanzó 3,54 unidades, 0,2%, para cerrar en 2.345,38.

El estado de ánimo indeciso de los mercados en Estados Unidos y Europa siguió a una jornada de operaciones nerviosas en Asia, donde la mayoría de los mercados cerraron en números rojos.

A lo largo de esta semana, los inversores estarán a la expectativa de un discurso que ofrecerá el viernes el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, en Wyoming.

Este mes la Fed se comprometió a mantener las tasas de interés a niveles históricamente bajos hasta mediados de 2013, pero el anuncio no logró calmar los temores de que la mayor economía del mundo pueda volver a caer en una recesión.

Los inversionistas creen que Bernanke anunciará — o al menos ofrecerá un vistazo — de nuevos pasos para fortalecer la economía, entre ellos una tercera ronda de compra de bonos, pero los analistas aconsejaron no crear expectativas demasiado altas.

En cuanto a los mercados asiáticos, el índice Nikkei 225 de la bolsa de Japón cayó 1% para cerrar en 8.628,13 — un mínimo de cinco meses — en momentos en que la fortaleza del yen perjudica a las exportaciones del país, haciéndolas más costosas para los países que las adquieren.

Japón intervino en los mercados cambiarios a principios de mes para tratar de revertir el fortalecimiento del yen. La decisión de vender yenes y comprar dólares funcionó inicialmente, al enviar a la moneda estadounidense a 80 yenes, pero el dólar se ha visto afectado por el panorama oscuro de la economía de Estados Unidos y ha vuelto a niveles intermedios de 76 yenes por dólar.

El índice Kospi de Corea del Sur también cayó de forma notable, al perder 2% y cerrar en 1.710,70. El índice compuesto de Shanghai perdió 0,7% y cerró en 2.515,86, mientras que el barómetro compuesto Shenzhen bajó 0,9% a 1.124,17.

Entretanto, el índice Hang Seng de la bolsa de Hong Kong acabó en territorio positivo, al avanzar 0,5% y concluir en 19.486,87.

En Londres, la mezcla Brent del Mar del Norte para entrega en octubre bajaba 1,51 dólares por barril a 107,11 dólares en los contratos a futuro de la bolsa ICE.

En la Bolsa Mercantil de Nueva York, el crudo de referencia para entrega en septiembre avanzaba 74 centavos a 83,15 dólares a barril.