Las críticas arreciaron el lunes contra la huelga de hambre de un activista en la India, donde varias personalidades dijeron que esa acción amenaza a la democracia y raya en la demagogia, aun cuando miles de personas lo visitan y exigen leyes más firmes contra la corrupción.

El primer ministro Manmohan Singh — cuyo gobierno está asolado por el escándalo — pareció desestimar las exigencias de Anna Harare, al afirmar que "no hay una varita mágica que pueda resolver el problema de una sola vez".

Sin embargo, Hazare, de 73 años y baja estatura, no se deja intimidar. Alentado por las cámaras de televisión y los cantos de miles de simpatizantes, se comprometió a mantener su ayuno indefinido hasta que las autoridades aprueben la versión que hizo de un proyecto de ley — en lugar del borrador del gobierno — que prevé el establecimiento de un organismo poderoso contra la corrupción.

Hazare ha afrontado pocas críticas desde que comenzó su ayuno el jueves, pero activistas prominentes han comenzado a pronunciarse en momentos en que el mensaje del primero adquiere fuerza en el debate público.

"El material escenográfico y la coreografía, el nacionalismo agresivo y la agitación de banderas... nos indican que si no apoyamos El Ayuno, no somos 'indios de verdad''', dijo Arundhati Roy, una de las escritoras y activistas más conocidas, en un artículo que difundió el lunes el diario The Hindú.

Roy censuró el proyecto que elaboró Hazare. Señaló que "tiene muchas fallas y es imposible considerarlo con seriedad", e ignora otras instituciones prominentes como las empresas y la prensa.

A pesar de las críticas, decenas de miles de personas que portan carteles que dicen "Soy Anna Hazare" protestan en toda India en apoyo a la huelga de hambre.

Los canales de televisión han dado cobertura de 24 horas a la huelga y difunden con prontitud noticias sobre el peso de Hazare, en tanto que diversos comentaristas televisivos han coincidido en afirmar que "India es una".

___

Katy Daigle puede ser contactada en Twitter: http://twitter.com/katydaigle