Las grandes economías, agrupadas en la OCDE, continuaron el freno del crecimiento de su Producto Interior Bruto (PIB) en el segundo trimestre del año, lo que suma ya un año consecutivo de ralentización, informó hoy la organización.

El PIB de los países de la Organización para la Cooperación y Desrrollo Económico (OCDE) mejoró un 0,2 % entre abril y junio con respecto a los tres primeros meses del año, cuando su subida había sido del 0,3 %.

Esa ralentización se debe sobre todo al freno sufrido en la Unión Europea (UE), mucho más severo que en otras regiones o que en Estados Unidos, donde la economía mejoró con respecto al primer trimestre.

En datos anuales, el frenazo es todavía más fuerte, con un crecimiento del PIB del 1,6 % en las 34 economías agrupadas en la OCDE, frente al 2,4 % registrado entre enero y marzo.

En ambos casos, las economías de los países más industrializados dan muestras de fatiga y suman ya cuatro trimestres consecutivos de deterioro.

En la UE, el crecimiento económico fue del 0,2 % en el segundo trimestre con respecto al anterior, tras haber registrado una mejora del 0,8 % en el primero.

Los dos principales motores europeos vieron ralentizarse su crecimiento. Sobre todo en Alemania, que pasó del 1,3 % registrado en el primer trimestre al 0,1 % del segundo, mientras que Francia vio estancarse su economía entre abril y junio (0 %), tras haber mejorado un 0,9 % entre enero y marzo.

El Reino Unido también frenó su economía, que creció un 0,2 % en el segundo trimestre con respecto al primero, en el que había subido un 0,5 %.

En comparación anual, el PIB mejoró un 1,7 % en el segundo trimestre de 2011 en la UE, comparado con el mismo periodo de 2010, mientras que había progresado un 2,5 % en el primero comparado con el del año anterior.

La locomotora alemana pasó del 4,7 % del primer trimestre al 2,7 % del segundo, mientras que la economía francesa se quedó en el 1,6 % tras haber subido un 2,1 %.

En datos anuales, la economía británica progresó un 0,7 % en el segundo trimestre, nueve décimas porcentuales menos que en el primero.

El frenazo económico se vio en parte compensado por el comportamiento de Estados Unidos, donde el PIB subió un 0,3 % en el segundo trimestre con respecto al primero.

La OCDE puntualizó que los datos sobre la economía estadounidense en los tres primeros meses de 2011 sufrieron "una importante revisión a la baja", hasta situarlos en el 0,1 % de mejora en lugar del 0,5 % anunciado en junio pasado.

También aceleró la economía italiana, que pasó de un crecimiento del 0,1 % en el primer trimestre a un 0,3 % en el segundo.

Japón fue la única de las siete grandes economías mundiales que registró datos de caída del PIB, aunque ésta fue menos pronunciada que en el trimestre anterior.

Así, el PIB nipón se deterioró un 0,3 % entre abril y junio, frente a la caída del 0,9 % que había sufrido en los tres primeros meses de 2011.

La organización no publicó los datos pormenorizados de otros países, que estarán disponibles "en los próximos días", según un portavoz.

En el caso de España, la OCDE se remitió a los datos del Instituto Nacional de Estadística publicados la semana pasada y que muestran que el PIB también moderó su crecimiento, que fue del 0,2 % en el segundo trimestre frente al 0,3 % del primero.

De esta forma, se rompió la racha de tres trimestres consecutivos de aceleración del crecimiento.