La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) abre su periodo de sesiones este martes en Colombia con cuatro audiencias públicas, entre ellas el caso de una jueza chilena lesbiana a la que presuntamente en su país el Estado violó varios de sus derechos fundamentales.

La CorteIDH proseguirá el miércoles con el análisis de la responsabilidad del Estado argentino en la presunta violación del derecho a la libertad de pensamiento y de expresión de los periodistas Jorge Fontevecchia y Hector D'Amico.

Asimismo, el jueves iniciará la revisión del cumplimiento de las medidas provisionales en dos centros penitenciarios en Brasil que buscan garantizar el respeto de los derechos de los reclusos.

Los magistrados que participarán en las audiencia en el marco del 92 Período Ordinario de Sesiones son Diego García-Sayán (Perú), quien es el presidente del tribunal; Manuel Ventura (Costa Rica), Margarette May Macaulay (Jamaica), Rhadys Abreu (República Dominicana), Alberto Pérez (Uruguay) y Eduardo Vio Grossi (Chile).

En el caso de la jueza chilena, la Corte se concentrará en la primera demanda de discriminación por orientación sexual presentado ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, lo que supone que su fallo sentará un precedente en América.

Se trata de la jueza Atala Riffo y de sus hijas contra el Estado de Chile, un caso remitido el 17 de septiembre de 2010 a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La demanda contra Chile guarda relación con las alegadas violaciones en perjuicio de Karen Atala y sus hijas "por el (presunto) trato discriminatorio y la interferencia arbitraria en la vida privada y familiar debido a su orientación sexual".

La CIDH pidió a la CorteIDH que considere que el Estado chileno "incurrió en responsabilidad internacional por la (presunta) violación de los derechos a la igualdad y no discriminación, vida privada y familiar, familia, protección especial de las niñas, garantías judiciales y protección judicial".

Karen Atala es una abogada de origen palestino, quien públicamente asumió su condición de lesbiana y demandó al Estado chileno ante la CorteIDH por discriminación después de que la Corte Suprema de su país le negara la custodia de sus tres hijas debido a su convivencia con una pareja homosexual.

En la audiencia por el caso Fontevecchia y D'Amico contra Argentina, las dos presuntas víctimas rendirán su testimonio ante los miembros del tribunal.

Fontevecchia y D'Amico, director y editor de la revista Noticias, respectivamente, denunciaron la existencia de un hijo no reconocido del entonces presidente argentino Carlos Ménem, cuya madre, Marta Meza, era una diputada nacional.

El propio Menem demandó a Noticias y a los responsables de la publicación por violación de la intimidad, y en 1997 la Cámara Civil condenó a Fontevecchia y a D'Amico a pagar una indemnización.

En 2001 la Corte Suprema (con mayoría de jueces nombrados por Menem), confirmó la condena, aunque redujo el monto de la multa.

Finalmente, la CorteIDH revisará los casos sobre medidas cautelares en casos de centros de reclusión en Brasil, la cárcel Urso Branco y la Unidad de Internación Socioeducativa de Brasil.

De esos dos centros se han denunciado hacinamiento, asesinatos, torturas y otros crímenes y violaciones de los derechos humanos, por los que el sistema interamericano ha solicitado al Gobierno de Brasil adoptar medidas para evitar esas situaciones.

Durante las dos semanas de sesiones de la CorteIDH se celebrarán a partir del viernes actos académicos, entre ellos un seminario sobre fortalecimiento de la protección de los derechos humanos.