Kate Winslet y sus hijos, además de otros invitados, resultaron ilesos cuando un incendio destruyó la casa de Richard Branson en una isla caribeña, dijo el empresario británico el lunes.

El titular del Virgin Group dijo que unas 20 personas se alojaban en la casa de ocho habitaciones en Necker, su isla privada en las Islas Vírgenes Británicas.

Branson dijo que él se encontraba en otra casa a unos 100 metros de distancia con su esposa Joan y su hijo Sam, de 25 años.

El incendio comenzó alrededor de las 4 de la mañana en medio de una tormenta de viento y relámpagos. Sam ayudó a Winslet y los demás invitados a evacuar la casa.

Branson dijo que todos los invitados, incluidos su madre de 90 años y su hija Holly, de 29, resultaron ilesos.

"Kate Winslet, su novio y su familia y Holly y algunas de sus amistadas también estaban ahí", dijo Branson. "Mi madre estaba ahí y pudieron sacarla y está bien".

La vocera de Winslet, Sara Keene, confirmó que la actriz resultó ilesa.

La casa quedó "totalmente destruida" y el incendio no estaba totalmente apagado el lunes, añadió. "Tenía mi oficina en la casa y he perdido miles de fotografías, lo cual es muy triste".

Branson agregó que planea reconstruir la casa "tan pronto como sea posible".

Se investigaba la causa del incendio, pero se creía que la tormenta eléctrica era la más probable.

Branson, de 60 años, compró la casa a principios de la década de 1980 e inició la construcción de la Gran Casa en 1982. También construyó un centro de ecoturismo en la isla con fuentes de energía renovable.

Winslet, de 35 años, se convirtió en estrella internacional al coprotagonizar "Titanic" con Leonardo DiCaprio en 1997. En 2009 ganó el Oscar a la mejor actriz por "The Reader" (Una pasión secreta).

Tiene dos hijos, Mia, de 10 años, y Joe, de 7, de sus matrimonios con los directores Jim Threapleton y Sam Mendes.