Irán trasladó sus máquinas centrífugas a un nuevo sitio de enriquecimiento subterráneo que ofrece mayor protección ante posibles ataques aéreos, informó el lunes su vicepresidente.

Los ingenieros "trabajan con ahínco" preparando las instalaciones en Fordo que ha sido cavada dentro de una montana a fin de protegerlas de posibles ataques, para albergar las centrífugas, dijo Fereidoun Abbasi en declaraciones por la televisión estatal.

Abbasi, que también dirige la agencia nuclear, no dijo cuántas centrífugas se han trasladado a Fordo, ni cuántas máquinas instaladas son las nuevas, más eficientes centrífugas que Irán ha prometido, ni los tipos antiguos 1R-1.

El enriquecimiento de uranio yace en el mismo centro de la disputa con Occidente, una tecnología que puede ser usada para producir combustible atómico o materiales para bombas.

Estados Unidos y algunos de sus aliados acusan a Irán de usar su programa nuclear civil para encubrir el desarrollo de armas atómicas. Irán ha negado las acusaciones, alegando que su programa nuclear es pacífico y tiene por objeto generar electricidad, y no una bomba atómica.