El delantero argentino Fabián Espíndola se ha convertido en un referente goleador en el ataque del Real Salt Lake, aunque su equipo del Real Salt Lake perdió la pasada noche por 3-2 ante el Dynamo de Houston después de haber estado dos veces arriba en el marcador.

El propio Espíndola, de 26 años, fue el autor del primer gol del Real Salt Lake con el que su equipo se fue al descanso con la ventaja de 0-1.

Pero como ya viene siendo habitual en el Real Salt Lake, la ausencia del centrocampista argentino Javier Morales, baja por lesión, se volvió a sentir en los momentos cuando el equipo debía tener el control del balón y quitarle ritmo al partido para mantener la ventaja en el marcador.

Espíndola al concluir el partido reconoció que habían jugado bien, pero cometiendo errores muy infantiles, que les iban a costar la derrota y alejarles de los puestos con derecho a estar en la fase final del campeonato de la Liga Profesional de Fútbol de Estados Unidos (MLS).

El delantero argentino fue directo cuando dijo que extrañaban muchísimo la ausencia de Morales porque era un gran jugador.

"Es uno de los mejores jugadores que tenemos y que sabe aguantar la pelota en estos casos, cosa que nos faltó un poquito a nosotros", señaló Espíndola. "Pero bueno, no se pudo".

Espíndola, que tuvo que abandonar el campo con un golpe que recibió en la segunda parte en la rodilla izquierda, no se mostró muy conformé con el cambio que el entrenador del Real Salt Lake, Jason Kreis, decidió en la segunda parte.

"La verdad es que me sentí un poco molestó por las dos cosas, porque me dolía la rodilla, pero en parte podía seguir y bueno, decidieron hacer el cambio y tuve que salir", explicó Espíndola.

El jugador argentino, que llegó al Real Salt Lake en la temporada del 2009 y en la presente ya tiene siete goles en su haber, no quiso poner ningún tipo de excusas a la derrota y menos el factor del clima --alta temperatura y humedad--, que se registraron en el campo del Robertson Stadium de Houston durante el partido.

"No, no, para nada, creo que fuimos nosotros los que perdimos el partido y no tuvo nada que ver el clima", señaló Espíndola, que admitió la dificultades que tiene el equipo de cara a la recta final de la temporada regular.

Espíndola reconoció que deberán hacer el mejor fútbol si quieren estar en la fase final del campeonato.

"Interesante, cualquier cosa puede pasar", declaró a EFE Espíndola. "Creo que nosotros tenemos que hacer un mejor trabajo porque si no se nos va a terminar complicando para poder entrar".

El Real Salt Lake ocupa el quinto puesto en la clasificación de la Conferencia Oeste con 36 puntos, nueve menos que el segundo clasificado, los Sounders FC de Seattle, pero que llevan disputado 26 partidos por sólo 23 del equipo de Utah.

El jugador argentino dijo que todavía le molestaba la rodilla izquierda, que fue en la que recibió el golpe, pero que pensaba que podría estar listo para el partido del próximo sábado cuando el Real Salt Lake se enfrente al Chivas USA, en el Home Depot Center, de Carson California.

"Me duele un poquito, pero creo que puedo llegar al próximo sábado", agregó Espíndola.