El mediocampista español Santi Cazorla negó el lunes haber criticado el ambiente que se vive en la selección de su país luego de la alta tensión vivida en los clásicos entre Barcelona y Real Madrid este año.

Cazorla, jugador del Málaga, aseguró que "en ningún momento" habló de una situación límite en la selección, luego que el día anterior el periódico La Nueva España le atribuyó declaraciones en ese sentido.

"En ningún momento he dicho nada por el estilo, yo lo único que he pedido es que después de los clásicos y de toda la tensión que se ha vivido, espero que el grupo siga unido, que lo ha estado siempre porque es la clave del éxito", dijo Cazorla en un comunicado, según recoge la agencia Europa Press.

"Solo pido que el grupo siga unido porque es muy importante para conseguir los éxitos", agregó.

Barcelona y Real Madrid se cruzaron la temporada pasada en la Copa del Rey, la liga española y la Liga de Campeones en una serie de partidos calientes con polémicas dentro y fuera del campo. Esta semana, los ánimos volvieron a encenderse cuando el club azulgrana venció al Madrid en la Supercopa de España.

El técnico del Real Madrid, el portugués José Mourinho, volvió a ser el centro de la polémica. Le metió un dedo en un ojo al ayudante de campo del Barcelona, Tito Vilanova, e hizo declaraciones y gestos despectivos hacia Vilanova y el astro argentino Lionel Messi.

La trifulca se encendió cuando el defensor brasileño Marcelo, del Madrid, cometió una falta de tarjeta roja contra Cesc Fábregas. Pero el arquero del Real y capitán de la selección Iker Casillas acusó a Fábregas de exagerar el impacto de la infracción.

"Se tiró, como siempre", dijo Casillas de su compañero de selección.

La selección española de Vicente del Bosque juega con Liechtenstein el 6 de septiembre un partido de clasificación para la Eurocopa 2012.

Cazorla integró el conjunto que ganó la Eurocopa en el 2008. Ahora regresó al equipo después que una lesión le impidió jugar el Mundial de Sudáfrica 2010.