Una política que requiere que las empresas grandes del estado verifiquen el estatus migratorio de sus empleados ha vuelto a ser implementada.

El gobernador Mark Dayton permitió que la medida iniciada por su predecesor quedara inválida en abril.

Esta requería que las agencias estatales utilicen un sistema federal llamado E-Verify para verificar el estatus migratorio de los nuevos empleados. Un memorándum del comisionado estatal de Administración y Presupuesto dijo en ese momento que el E-Verify era "ineficiente y daba resultados insignificantes".

La cláusula introducida en el proyecto de presupuesto durante la sesión especial del mes pasado reinstala la política, pero ésta se aplica solamente a empresas. Las compañías que proporcionen servicios al estado por valor superior a 50.000 dólares deben utilizar el E-Verify con el fin de asegurarse de que sus nuevos empleados tengan autorización para residir en el país.

El noticiero de la Radio Pública de Minnesota (http://bit.ly/qqx2le ) señaló que, a diferencia de la política anterior, el proyecto de ley recién implementado no requiere que el estado verifique el estatus migratorio de los recién contratados.

___

Información de: Noticias de la Radio Pública de Minnesota: http://www.mpr.org