El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), del presidente Hugo Chávez, denunció hoy que al menos 5.000 personas han muerto y un número similar permanece en hospitales de Trípoli a raíz de lo que consideró como una "agresión" al pueblo libio.

El diputado del PSUV Rodrigo Cabezas aseguró en una conferencia de prensa que la "agresión militar" internacional ha promovido la intensificación del conflicto interno en ese país, que, señaló, ha dejado aproximadamente "más de 5.000 hombres y mujeres de Libia asesinados, muertos".

"Hay en este momento solo en Trípoli más de 5.000 heridos en hospitales abarrotados", complementó Cabezas.

Citó registros cuya fuente no especificó, según los cuales la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) "hizo aproximadamente hasta el día viernes (pasado) 7.000 acciones militares en Libia desde que comenzó la agresión militar".

"Lo que está ocurriendo en Libia consuma una agresión al territorio y al pueblo libio", añadió el legislador, y sentenció que "es la utilización de la fuerza criminal, de la fuerza militar de la OTAN, para cambiar el destino de los pueblos".

Pidió que ojalá nadie en el país "esté rogando que haya una solución 'libiana' al caso de Venezuela o a la vida venezolana", al anticipar que habrán venezolanos que sabrán defender "una vida democrática de cambio y transformación socialista".

El presidente venezolano, Hugo Chávez, advirtió este domingo que el imperialismo de Estados Unidos y sus aliados de Europa están perpetrando "una masacre" en Libia con el fin último de hacerse de las riquezas petroleras de esa nación.

"Eso es lo que están haciendo en Libia: produciendo una masacre" y excusándose en que lo hacen "para salvar vidas. Qué descaro, qué cinismo, pero es la excusa para invadir, para tomar un país y sus riquezas", manifestó Chávez en un discurso televisado.

Los insurgentes libios, que luchan para conseguir el final del régimen gadafista desde hace siete meses, iniciaron el asalto definitivo a Trípoli el sábado por la tarde y ahora controlan casi el 90 % del territorio de esa capital.

Sin embargo, los revolucionarios no han conseguido localizar el escondite del coronel Muamar el Gadafi e ignoran incluso si se encuentra aún en Libia.