El portavoz del Gobierno chileno, Andrés Chadwick, aseguró hoy que las demandas detrás del paro nacional convocado para los días 24 y 25 de agosto son "vagas y poco oportunas".

"Más que utópicas, (las demandas) son de una vaguedad tremenda. Quisiera saber si alguno de los convocantes tiene respuestas precisas y concretas sobre cada uno de los puntos", dijo Chadwick en declaraciones a Radio Agricultura.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la principal organización sindical del país, ha convocado para esta semana una huelga de 48 horas, a la que se sumarán los estudiantes universitarios y secundarios y más de 80 organizaciones de distintos sectores.

Reclaman una reforma del sistema tributario, una nueva Constitución, un nuevo código laboral, un sistema estatal de fondos de pensiones, ya que actualmente todas las administradoras son privadas, y mayores recursos para la sanidad y la educación públicas.

El portavoz sostuvo que el Ejecutivo chileno está centrado en resolver el conflicto con los estudiantes, que llevan tres meses de movilizaciones para exigir mejoras en el sistema educativo, y pidió "precisión" a los sindicatos para poder empezar a discutir sus reclamos.

Chadwick criticó también a los líderes de los partidos de la opositora Concertación, que expresaron su apoyo a la huelga, y los acusó de "ponerse para la foto".

Por su parte, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, avisó que el Gobierno no pagará los salarios diarios a los funcionarios que se adhieran al paro.

Larraín, en declaraciones a radio Cooperativa, recordó que el Gobierno, por ley, no puede pagar el sueldo de un trabajador público que no cumple con su labor "si no hay una justificación adecuada".

El jefe de las finanzas chilenas apuntó que el Ejecutivo ha estado "permanentemente dialogando y escuchando" a los actores sociales, aunque precisó que eso "no significa tener que acceder a todas las demandas".

El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Arturo Martínez, justificó por su parte los puntos que defiende la huelga y destacó que las buenas cifras macroeconómicas del país no reflejan la realidad de los trabajadores.

"No hay ninguna ligazón entre el crecimiento económico y las condiciones en que vive la gente", dijo a la misma emisora Martínez, quien denunció también la concentración de la riqueza y la desigualdad en el país.

El dirigente sindical aseguró que el 70 por ciento de los trabajadores tienen deudas que alcanzan cuatro veces sus sueldos. "El crecimiento es para unos pocos", dijo.