El conflicto que durante siete años enfrentó a los Gobiernos de Uruguay y Argentina "está enterrado" y actualmente existe un diálogo "óptimo" entre ambos, afirmó el canciller argentino Héctor Timerman.

"Hemos avanzado en todos los aspectos que tienen que ver con la integración económica, social y política entre ambos países", aseguró el ministro en una entrevista que publica hoy el diario "La República" de Montevideo.

Timerman dijo que los problemas del pasado "han sido resueltos, y han sido superados con beneficio para los dos pueblos, que es la única manera de resolverlos y que la solución no genere resentimientos".

"El conflicto con Uruguay está enterrado", aseguró.

En opinión del canciller argentino la relación entre ambos países "podrá crecer y ser mejorada" pero "está en un buen momento en el que no hay ningún conflicto abierto".

Los Gobiernos de Argentina y Uruguay se enfrentaron por la construcción en la margen uruguaya del río Uruguay de la planta de celulosa de UPM (ex Botnia) que las autoridades de Buenos Aires estimaron que contaminaría el curso de agua y la región.

El enfrentamiento derivó en un largo juicio frente a la Corte Internacional de Justicia de La Haya y en el corte durante tres años y como forma de protesta del principal puente entre ambos países por parte de la Asamblea Ambiental de la ciudad argentina de Gualeguaychú.

El peor momento de las relaciones bilaterales fue entre los Gobiernos del ex presidente uruguayo Tabaré Vázquez (2005-2010) y el ya fallecido ex presidente argentino Néstor Kirchner (2003-2007).

Con la llegada de Cristina Fernández de Kirchner al poder (2007) las relaciones comenzaron a mejorar y se normalizaron tras la asunción de José Mujica (2010) como presidente uruguayo.

"La llegada de Pepe Mujica al Gobierno le dio un nuevo diálogo al nivel más alto de la relación", destacó Timerman.

"Hoy hay un marco de coincidencia muy grande entre los Gobiernos de Argentina y Uruguay, tanto para los temas bilaterales como para los temas regionales y globales", afirmó el canciller.