El candidato a presidente de Argentina Ricardo Alfonsín, hijo del exmandatario Raúl Alfonsín, fue internado hoy en un hospital de Buenos Aires por una bronquitis aguda, pero "evoluciona en forma estable", por lo que se prevé que sea dado de alta el martes, según fuentes médicas y partidarias.

El candidato de la Unión para el Desarrollo Social (Udeso), que quedó en segunda posición en las elecciones primarias del domingo 14, está hospitalizado desde primera hora de este lunes en una clínica del porteño Barrio Norte, donde le están realizando una batería de estudios, según el parte difundido por el centro médico.

El portavoz de Alfonsín, Pablo Galeano, señaló a los medios que la internación, que estaba programada, busca "terminar con una fuerte gripe que lo tiene a maltraer desde el fin de la campaña" y aprovechar "para hacerse estudios y algún tratamiento intensivo que lo ponga otra vez en condiciones".

"Mañana al mediodía estaría en su casa, y le dieron un día más, el miércoles, de reposo, para terminar de curarse. El jueves va a estar seguramente activo nuevamente", afirmó Galeano, que aseguró que Alfonsín está "de muy buen ánimo".

Minutos antes, el diputado de la Unión Cívica Radical (UCR) Ricardo Gil Lavedra había avanzado en declaraciones a la televisión local que el candidato presidencial padecía una afección pulmonar "fruto de una neumonía mal curada".

"No paró un sólo día en el último tramo de la campaña, que fue verdaderamente extenuante" y "era visible que terminó en muy malas condiciones físicas, muchas veces le daban inyecciones para poder seguir alguno de los actos", contó el legislador.

Alfonsín, hijo del fallecido exmandatario Raúl Alfonsín, quien gobernó Argentina entre 1983 y 1989, es candidato a la presidencia por Udeso, una alianza entre la UCR, la segunda fuerza parlamentaria del país, y peronistas disidentes.

Fue el segundo candidato más votado en las inéditas elecciones primarias abiertas y obligatorias del pasado domingo, un paso previo a los comicios generales del 23 de octubre, en las que obtuvo el 12,17 por ciento de los votos, pero muy lejos de la actual mandataria, Cristina Fernández, que le aventajó en más de 37 puntos porcentuales.