La Procuraduría formuló una nueva acusación disciplinaria en contra de la ex senadora Piedad Córdoba por sus presuntos nexos con la guerrilla de las FARC, se informó el lunes oficialmente.

La acusación (o pliego de cargos) por falta disciplinaria fue confirmada por la Procuraduría, entidad que en Colombia investiga disciplinariamente a funcionarios y ex funcionarios públicos y cuyas sanciones pueden ir desde la suspensión temporal del cargo hasta la destitución.

El nuevo proceso contra Córdoba está relacionado, entre otros aspectos, con los correos electrónicos hallados en los computadores del jefe rebelde de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, Víctor Julio Suárez, alias "El Mono Jojoy", quien fue abatido por la fuerza pública el 22 de septiembre del año pasado en las montañas del sur de Colombia.

Con base en esos correos electrónicos de "Jojoy", la Policía Judicial (DIJIN) elaboró en octubre de 2010 un informe para la Fiscalía en el que sostuvo que al parecer una persona a la que los guerrilleros de las FARC se refieren como "Gaitán" en realidad es Piedad Córdoba.

La ex congresista del Partido Liberal ha mantenido siempre que sus acercamientos con grupos guerrilleros sólo han tenido como objetivo la liberación de militares, policías y políticos secuestrados y un eventual proceso de paz con esos grupos al margen de la ley.

Consultado por la decisión en contra de su cliente, el abogado Luis Guillermo Pérez dijo que la ex senadora "renunció a defenderse ante la Procuraduría porque no tiene garantías para un debido proceso".

En concepto de Pérez, su apoderada "no se va a someter a reconocer legitimidad a un tipo (el procurador Alejandro Ordóñez) que se ha dedicado a ejercer una persecución política en su contra".

Es la segunda decisión de la Procuraduría en contra de Córdoba en menos de un año.

En septiembre de 2010, el procurador Ordóñez la destituyó de su cargo de congresista y la inhabilitó por 18 años para ocupar cargos públicos por sus lazos con las FARC.

Esa primera destitución se basó en gran parte en los correos electrónicos encontrados en los computadores de Raúl Reyes, otro importante jefe de las FARC abatido por el gobierno colombiano, el 1 de marzo de 2008, en territorio ecuatoriano.

"Se logró establecer que el cruce de documentos entre el grupo guerrillero y la senadora, en los que se identificó con los alias de 'Teodora', 'Teodora de Bolívar', 'la Negra' y 'la Negrita', la parlamentaria se extralimitó en sus funciones así como en la autorización dada por el gobierno para gestionar el intercambio humanitario" de secuestrados, dijo la Procuraduría en el fallo de septiembre pasado.

La Corte Suprema de Justicia también adelanta una investigación penal previa contra Córdoba por los mismos hechos de sus aparentes vínculos con las FARC. Incluso, el documento elaborado por la DIJIN luego del abatimiento de "Jojoy" también fue enviado al mencionado alto tribunal.

Entre enero de 2008 y febrero de 2011, las FARC le entregaron a Córdoba unilateralmente a unos 20 secuestrados, entre políticos, policías y militares.

El jueves pasado, Córdoba abandonó Colombia de manera temporal con el argumento de que había recibido amenazas en su contra. El gobierno del presidente Juan Manuel Santos advirtió de inmediato que la ex senadora contaba con un nutrido esquema de seguridad de al menos ocho escoltas.