El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, sin cabello por el tratamiento de quimioterapia con el que ataca un cáncer que padece, presenció hoy cómo un centenar de católicos y evangélicos se solidarizaron con él rapándose completamente.

Los jóvenes quedaron calvos después de que Chávez abrazara en los patios del palacio presidencial de Miraflores de Caracas a los diez dominicanos, entre ellos una mujer, que el pasado jueves hicieron lo propio en Santo Domingo.

Los dominicanos llegaron el sábado a Caracas para participar en el acto celebrado hoy ante Chávez y que católicos y evangélicos denominaron "Oración ecuménica de sanación y acción de gracias".

Entre cánticos y consignas de "Cristo sana" y "Chávez, amigo, Jehová está contigo", decenas de personas oraron y cantaron en una jornada religiosa a la que también asistieron miembros del Gobierno de Chávez y otras autoridades, entre ellas la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, Luisa Estela Morales.

Chávez anunció el 30 de junio pasado que diez días antes había sido sometido a una operación quirúrgica en Cuba para extirparle un tumor que se verificó contenía células malignas, las cuales, ha destacado, no han vuelto a ser detectadas en posteriores exámenes.